Hoy se cumplen 44 años del asesinato de un verdadero heroe israelí: Eli Cohen (1924-1965)

Eli Cohen, nació en Alejandría, Egipto, el 26 de diciembre de 1924, contribuyó a actividades proisraelíes en Egipto en los años 50, tuvo que huir de Egipto junto a otros judíos después de la crisis de Suez.
Llegó a Haifa en 1956, no sabía hablar hebreo pero al ser un fervoroso sionista, lo aprendió velozmente.
En 1957 fue reclutado para el servicio de contraespionaje militar israelí, mas su trabajo como analista le resultaba monótono y aburrido.
Averiguó cómo ingresar en el Mossad, pero fue rechazado, sin saber que en el futuro, el destino le tenía reservado una sorpresa.
Es llamativo que fuera rechazada su solicitud de ingreso en el Mossad. Fue el legendario director de la organización, Meir Amit, quien decidió readmitirle, entrenarle y encomendarle la más difícil de las misiones para un espía: infiltrarse en las líneas del más acérrimo enemigo y conseguir información militar ultra secreta
Finalmente en 1960, se le dotó de una identidad falsa como un árabe sirio que volvía a Siria tras vivir en Argentina.
Para establecer su coartada, Cohen se fue a Argentina en 1961 y al año siguiente se mudó a Damasco.
Durante los siguientes años, usando el apodo de Kamel Amin Tsa’abet, envió fotografías a sus mandos en Israel de los búnkeres en donde Siria guardaba la artillería de largo alcance de origen ruso Cohen ganó con éxito la confianza de varios militares sirios y oficiales del gobierno, y envió mensajes de inteligencia a Israel por radio, cartas secretas y, ocasionalmente, visitando Israel en persona.
Incluso hizo amistad con el sobrino del entonces dictador sirio Hafed al Assad, y consiguió los planes del ejército sirio para conquistar el norte de Israel. La información no tenía precio.Incluso, el mismo Assad, quiso nombrarle Viceministro de Defensa.
Su logro más famoso fue su viaje a las fortificaciones Sirias de los Altos del Golán. En enero de 1965 fue pillado in fraganti por expertos soviéticos enviando mensajes de radio y por este hecho fue condenado por espionaje.
Le obligaron a enviar mensajes falsos a Israel, pero lo que hizo fue advertir de su captura. Tres dias después Siria declaró que le había apresado. Pese a los esfuerzos de Meir Amit, de las presiones diplomáticas -hasta el Papa pidió que no se le asesinase- un 18 de mayo de 1965, después de recibir y soportar solo Dios sabe que tipo de torturas e interrogatorios indescriptibles sin soltar palabra alguna sobre su misión o secretos israelíes, después de ser procesado por espionaje y condenado a muerte, fue llevado al centro de Damasco para ser ahorcado públicamente en una plaza de Damasco. Lo retransmitieron las televisiones del mundo entero.
Ninguna nación, ningún pueblo, ni siquiera ningún ejército es consciente del trauma moral y existencial que supone para Israel, y en especial para el Tzahal, cuya primera regla es que nunca, NUNCA, se deja a un compañero atrás, vivo o muerto, que sus restos mortales estén en el exilio y sin recibir un sepelio adecuado.
La repatriación de los restos de Eli Cohen será una lucha que jamás dejará de lado Israel ni el pueblo judío. Como otras más urgentes que libra en la actualidad.
Su legado, su obra, lo hacen un héroe nacional en Israel, sus logros fueron un factor decisivo en el resultado de la Guerra de los Seis Días
Demostro la exteriorización de los valores judíos más supremos, como el sacrificio por los demás poniendo en juego su propia vida, dejando un estandarte heroico, épico y por supuesto dramático para la posteridad del pueblo judío.
Es honrado en el Museo Internacional del Espía en Washington DC.
A 44 años de su muerte las peticiones de su familia para que sus restos sean devueltos a Israel han sido rechazadas por el gobierno sirio. Descansé en paz, donde quiera que esté, y que, con ayuda de los cielos, reciba pronto la sepultura que se merece en su Tierra, en su país, por el que luchó y por el que murió.
Z”L Zijronó LiBrajá , Sea su nombre de Bendito Recuerdo.

Anuncios