By Susan Jacoby La red de cable The Comedy Central, propiedad de Viacom, se ha unido a la creciente e ignomiosa lista de instituciones transmisoras, editoras y educativas occidentales que han cedido a amenazas de terroristas islamicos de matar a cualquiera que cree o publique material ofensivo para sus nociones de religion. Este ultimo episodio involucra censura al popular show animado South Park, cuyos creadores tuvieron la temeridad de satirizar al profeta Mahoma (junto con Jesus, Buda y Moshe) en una transmision especial de aniversario el 14 de abril. Un grupo llamado Revolucion Musulmana advirtio que los productores del show, Trey Parker y Matt Stone, “probablemente desapareceran como Theo Van Gogh por transmitir este show.” La referencia fue al asesinato en 2004 de Van Gogh, un cineasta holandes, en Amsterdam luego que el hizo una pelicula tratando con el abuso de las mujeres musulmanas. La respuesta de Comedy Central fue censurar el siguiente episodio del show y quitar todas las referencias a la disputa. Aquellos responsables por la decision deben tener sus nombres inscriptos en un Muro de Vergüenza para los Americanos cuyas acciones son una desgracia para la Ley de Derechos.
El episodio original que asi indigno a la “Revolucion Musulmana” realmente encontro una forma ingeniosa de tratar con la bien conocida prohibicion musulmana contra las imagenes de Mahoma. Todos los personajes debaten como traer a Mahoma al show sin mostrar realmente su cara. Al principio, el profeta es confinado a una camioneta van U-Haul y solo su voz puede ser escuchada. Mas tarde el emerge del camion en un traje de oso. Esto fue suficiente para producir una amenaza inmediata en el website, con la hipocrita renuncia que, “Esta no es una amenaza sino una advertencia de la realidad de lo que probablemente les sucedera (a los productores del show).”
En un seguimiento transmitido el 21 de abril, Comedy Central simplemente censuro la discusion de la disputa escrita en el guion por Stone y Parker. El episodio se suponia terminara con un discurso acerca de “intimidacion y miedo”, dijeron los productores, pero los censores de Comedy Central quitaron el pasaje. Asi, no solo la intimidacion de los matones de internet tuvo exito, sino que tuvo tan buen exito que una compañia americana de noticias y entretenimiento tiene miedo de decirlo al aire.
Los defensores de los censores corporativos diran sin dudas que ellos estaban solo protegiendo a sus empleados. Lo que ellos estaban haciendo era protegerse a si mismos y sus beneficios. Las sedes corporativas, a diferencia de las websites, tienen una direccion de calle. Viacom se rendiria mas bien a las demandas de los enemigos sin cara de la libertad de expresion antes que gastar dinero en la seguridad necesaria para mantener segura su sede. Ellos no tienen cara, pero nosotros sabemos muy bien quienes son. Ellos son los radicales en Somalia que han declarado a toda la musica “no islamica” y presionaron a las estaciones de radio del pais a transmitir sin melodia.
Ellos son los talibanes que hicieron volar por los aires las grandes estatuas de Buda en Afganistan. Ellos son los criminales que estan golpeando y aterrorizando a profesores en la Universidad de Punjab en Pakistan por enseñar las ciencias humanas y sociales en una forma que incluye algo mas que el Islam radical. Cuan vergonzoso es que los profesores- ellos mismos musulmanes- esten callando frente a la intimidacion violenta y la inaccion de su gobierno, mientras que una rica corporacion americana censura a sus propios programas luego de una amenaza online. Cada vez que una compañia americana se rinde ante estas fuerzas de violencia religio-politica e ignorancia, es una perdida para la libertad intelectual en el mundo.
Este ultimo episodio cae en un lamentable patron de rendiciones de medios occidentales, y especialmente americanos, ante los enemigos de la libertad de expresion. Despues que 12 dibujos caricaturizando a Mahoma aparecieron en un periodico danes en 2005, las amenazas contra el editor– y cualquier otro periodico que reimprimiera las caricaturas– hizo necesario dar años de seguridad de alto poder para los artistas originales y los ejecutivos del periodico. El periodico danes tuvo algun apoyo de los medios americanos? De acuerdo a Creeping Sharia, un blog que rastrea las respuestas a la intimidacion de la prensa por parte de los radicales islamicos, solo 28 publicaciones americanas– 10 de ellas de periodicos universitarios– publicaron las caricaturas entre noviembre de 2005 y marzo de 2006. La Universidad de Illinois suspendio a dos estudiantes editores por reimprimir los dibujos. Borders y Waldenbooks rechazaron almacenar el numero de abril/mayo 2006 de la revista Free Inquiry debido a que imprimio las caricaturas. Poderosos periodicos, incluyendo el The Washington Post y el The New York Times, se reprimieron de mostrar las imagenes. El The New York Times se justifico, y al resto de la prensa, destacando que los medios noticiosos “han informado sobre las caricaturas pero se reprimieron de mostrarlas. Esto parece una opcion razonable para organizaciones noticiosas que generalmente se reprimen de ataques gratuitos sobre simbolos religiosos, especialmente ya que las caricaturas son tan faciles de describir en palabras.”
Razonable para quien? El problema con el argumento del Times es, como el reciente embrollo de Comedy Central demuestra, que realmente es una pendiente resbaladiza. Comedy Central censuro una descripcion verbal de la controversia. Ayer nosotros no pudimos mostrar imagenes de Mahoma que ofenden a algunos musulmanes; hoy nosotros no hablamos acerca de haber sido intimidados para no mostrar las imagenes. El año pasado, la Prensa de la Universidad de Yale de hecho publico un libro de amplio alcance, Las Caricaturas que Sacudieron al Mundo acerca de la disputa sin publicar las caricaturas o cualquier otra imagen de Mahoma. Ellos quitaron las imagenes del libro, de la profesora Jytte Klausen de la Universidad de Brandeis, sobre la advertencia de dos docenas de “expertos” en Islam, terrorismo y diplomacia. Expertos en Islam y diplomacia ellos pueden ser, pero seguramente no son expertos en libertad de expresion. Yo puedo respetar a instituciones que dicen directamente que han tomado decisiones empresariales por miedo de su propia seguridad, pero no hablemos de este “compromiso razonable.”
En el centro del problema en EEUU esta no solo la cobardia corporativa sino la creencia que la religion debe ser colocada en una categoria especial– libre de la satira a la cual cualquier otro aspecto de cultura puede ser sometido. Muchos panelistas de On Faith me han expresado el punto de vista que las caricaturas danesas no debieron haber sido impresas jamas en primer lugar debido a que se burlan de las creencias religiosas de alguien. El Presidente Bill Clinton, hablando en Qatar acerca de las caricaturas danesas en enero de 2006, describio a las caricaturas como “totalmente indignantes” y un “ejemplo terrible” de estereotipar al Islam. Yo supongo que poner a un Mahoma invisible en un traje de oso hace lo mismo.
Estas personas de buenas maneras estan sugiriendo que los caricaturistas y comediantes y comentaristas editoriales deben olvidar su vocacion– la cual es burlarse y comentar sobre algo– debido a que estan lastimando los sentimientos de algunos creyentes religiosos. Todo el tema de la satira es que nada es sagrado. Algun caricaturista ha herido sus sentimientos? No miren las caricaturas.
Muchos cristianos y judios devotos, yo sospecho, encuentran las descripciones satiricas de sus religiones y heroes religiosos, precisamente tan ofensivas como los musulmanes encuentran las violaciones de sus prohibiciones– pero los cristianos y judios hoy no amenazan normalmente con matar a la gente que los ha ofendido. Yo dudo que obispos o rabinos esten emocionados por la comedia de Bill Maher o la normal reprimenda de la religion de Jon Stewart y Stephen Colbert. Pero ellos no estan advirtiendo a los escritores de aquellos shows que van a ser apuñalados a muerte por su irreverencia hacia la Navidad y las fiestas judias. Colbert incluso se ha burlado de los ateos, pero el problema es que las creencias de los ateos simplemente no son lo suficientemente divertidas como para satirizarlas efectivamente.
Ademas los sentimientos de los ateos no son tan facilmente lastimados como aquellos de los creyentes religiosos– probablemente debido a que si algo es sagrado para nosotros, es la libertad de expresion, pensamiento y conciencia. Sigamos adelante. Burlemonos de Richard Dawkins. Pongamos a Christopher Hitchens en un traje de oso. Yo puedo hacerlo. Pero entonces, por supuesto, no considero sus escritos “sagrados” y por lo tanto titulados para exencion de burla. Yo no estoy amenazando con matar gente que publica imagenes que me ofenden profundamente. Si lo hiciera, hubiese publicado amenazas hace mucho a los propietarios de la red de cable Lifetime por su interminable sucesion de peliculas que retratan a las mujeres, en el show pornografico suave que los censores de TV consideran aceptable, como victimas de todo tipo.
De acuerdo a nuestra constitucion, nosotros podemos prohibir los crimenes de odio pero no la libertad de expresion– a menos que sea usada para incitar directamente al crimen. Entonces nosotros no podemos poner a alguien en prision por hacer amenazas anonimas en la internet. Los fanaticos toman ventaja de nuestras leyes de libertad de expresion para socavar las mismas instituciones que les permiten difundir su veneno. Donde esta la preocupacion por parte de los liberales religiosos, que estan oh-tan-preocupados por los sentimientos heridos de los musulmanes, por la libertad de expresion que hace posible toda la libertad religiosa? Ellos condenan las amenazas de violencia con una parte de sus bocas mientras, como Clinton en Qatar, ellos dan a entender que la prensa realmente debe censurarse a si misma. Si solo los terroristas culturales islamicos se confinaran a si mismos para dañar los sentimientos de otros! Desafortunadamente, lo que ellos quieren es matar a aquellos que no respetan sus creencias “sagradas”. Ahora eso es lo que yo llamo sacrilegio.
**
Fuente: The Wall Street Journal
Anuncios