Los Gobiernos de América Latina repudiaron mayoritariamente el asalto del Ejército israelí a la flotilla que intentaba llegar a la Franja de Gaza, rompiendo el bloqueo marítimo establecido legalmente por Israel y reclamaron que se investigue lo ocurrido.
El Gobierno ecuatoriano expresó su preocupación a través de su canciller, Ricardo Patiño, quien se lamentó en una rueda de prensa, de que este tipo de hechos se repitan y afecten “la posibilidad de avanzar en la paz en el Medio Oriente”.
Por su parte, el titular de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, indicó a través de un comunicado que “nada puede justificar el uso completamente desmedido de la fuerza militar para atacar, con grave pérdida de vidas humanas, un convoy civil desarmado”.
También,
el Gobierno chileno condenó “el uso de la fuerza en todas sus formas y especialmente en este caso ocurrido en aguas internacionales”, manifestó el Ministerio de Relaciones Exteriores de este país a través de un comunicado.
En Chile, una veintena de integrantes de la comunidad palestina, una de las más numerosas del mundo, se congregó ante la embajada de Israel con banderas y pancartas que decían “Israel asesino”.Venezuela, que rompió relaciones diplomáticas con Israel en enero de 2009, expresó su “profundo pesar” por el ataque y trasladó sus “más sentidas condolencias a los familiares y allegados de los héroes que han sido víctimas de este crimen de Estado”, señala un comunicado oficial.
Por su parte, en un texto que publicó en
su perfil en la red social Twitter @ChávezCandanga, el mandatario venezolano, Hugo Chávez (foto), se preguntó “¡Vaya qué terrible masacre la que cometió Israel de nuevo! ¿Dónde estará la ONU, la Corte Penal Internacional? ¿Dónde estará el mundo?”.
Argentina lamentó “profundamente la pérdida de vidas humanas producidas en este episodio” y efectuó un “llamado a que se lleve a cabo una completa y exhaustiva investigación de los hechos ocurridos”, según la
Cancillería.
El Gobierno brasileño convocó al embajador de Israel en Brasilia para manifestarle su “indignación” por el “ataque israelí” y su preocupación por la situación de una ciudadana brasileña que iba en una de las embarcaciones, informaron fuentes oficiales.
El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (foto), quien acortó una gira que estaba realizando por Sudamérica y regresó a su país tras los eventos que derivaron en tragedia en el mar, llamó a la comunidad internacional a no aceptar una investigación independiente de Israel respecto de los sucesos a bordo del barco turco Mavi Marmara, la única de las seis naves de la flotilla en la que se registraron disturbios. Erdogan tituló a los acontecimientos de “masacre” y advirtió a Israel a no poner a prueba la paciencia de Turquía.
En un discurso ante el Parlamento turco, Erdogan dijo que la flotilla era totalmente legal, y que la operación israelí en su contra conformaba una violación del espíritu de las Naciones Unidas. Además, dijo que el “ataque injustificado contra la flotilla, constituye un golpe a la paz mundial y una violación de las leyes internacionales”.
El primer ministro turco hizo un recuento de las acciones tomadas por su país tras los sucesos recientes, que incluyen la retirada del embajador turco de Tel Aviv, la cancelación de tres ejercicios militares conjuntos, y el retorno de un joven jugador de básquetbol turco.
“Ahora, Israel le ha mostrado al mundo lo bien que sabe como matar”, disparó. “Algunos fueron asesinados, otros heridos de gravedad, algunos por balas, aun estando en condiciones de inferioridad: ¿Qué tan humano es esto? No hay otra manera de explicarlo.
Todos los estados del mundo lo condenan, pero no es suficiente, necesitamos resultados. Los pueblos del mundo necesitan saber que la justicia será revelada algún día. Si Israel no devuelve de inmediato a todos los heridos y los detenidos, la grieta en las relaciones se agrandará”, concluyó Erdogan.

Fuente: EFE

Anuncios