Uno de los soldados de la Fuerza Naval Israelí, que participó en la intercepción del barco turco “Mavi Marmara” y que sufrió una fractura en el brazo a causa del brutal ataque de los pasajeros, describió los eventos que sucedieron: “Cada soldado que descendía, era inmediatamente atacado por tres o cuatro individuos que, simplemente, explotaron en rabia. Nos lincharon. Tenían barras de metal, bates de béisbol, cuchillos, hondas, botellas de vidrio rotas. Y en un punto hubo fuego vivo”. “Yo estuve entre los últimos en descender, y vi que el grupo estaba dispersado, cada uno en un rincón de la nave, rodeado por 3 o 4 hombres. Quise ayudar a uno de mis compañeros, que estaba en el piso mientras era duramente golpeado, pero comenzaron a golpearme a mí. Así fue como terminé con una fractura en el brazo. A este punto, me encontraba desarmado, ya que bajé con las manos vacías, como todos los que descendimos del helicóptero”. “Entonces, vinieron y me atacaron nuevamente. Los derribé al piso y tome unos pasos hacia atrás, saque mi arma de balas de pintura (paintball) y les disparé en las piernas mientras se acercaban a mi. Ellos la destruyeron con hierros, y no me quedó alternativa que desenfundar mi pistola, que era el último recurso que me quedaba para defenderme. En ese momento, mi brazo ya no funcionaba”. “Desde la apertura del corredor nos disparaban con fuego vivo todo el tiempo”.
El soldado israelí describió como los soldados estuvieron bajo fuego durante los incidentes: “Vi a dos compañeros en el piso. Desde la apertura del corredor les disparaban todo el tiempo con fuego vivo, balas de verdad. Pudimos identificar un barril de rifle, y uno de nosotros abrió fuego contra quien lo sostenía. Cuando entramos, luego, ya no se encontraba ahí. Nosotros llegamos para arreglar las cosas, pero cada uno de nosotros que descendió, simplemente fue atacado”. “Fuimos con la intención de detener el barco y dirigirlo a Ashdod, no teníamos las armas que normalmente tenemos, fuimos para algo totalmente distinto, no fuimos preparados a una confrontación violenta”.
“Cualquier otro ejército del mundo, hubiera utilizado las armas de inmediato”, asegura Shimon Peres “Los soldados fueron atacados por no querer matar” El presidente Shimon Peres dijo, hablando en una ceremonia realizada en la Universidad de Haifa, que estaba orgulloso del modo en que operaron los soldados que tomaron parte en el abordaje a los barcos de la flotilla que se dirigía a Gaza. En un acto en el que recibió el Premio al Liderazgo del Directorio de la Universidad de Haifa, Peres dijo que “los soldados fueron golpeados y apaleados, solo porque no querían matar a nadie”. “Cualquier otro ejército del mundo, hubiera utilizado las armas de inmediato. En cambio, fuimos testigos de tropas ejemplares, que prefirieron ser heridos antes que herir a otros”, comentó. El presidente responsabilizó a Hamás por el violento enfrentamiento en el mar, asegurando que es la organización terrorista quien es exclusivamente culpable: “En vez de navegar y protestar, esta gente debería haber estado hablando con Hamás”. “La población de Gaza no esta oprimida por nosotros, sino por Hamás. Deberían convencer a Hamás que termine con su terrorismo y resuma las negociaciones, en vez de resistirse a la paz. Si eso pasara, Gaza prosperaría”, sentenció Peres. Comentando acerca de recientes cohetes disparados desde Gaza, Peres se preguntó “¿Por qué disparan? Gaza no está ocupada. La dimos de regreso por voluntad propia, no hay allí israelíes, ni tampoco los habrá”. “Espero que aquellos que aspiran a la paz, sean los que prevalezcan”, concluyó el presidente israelí. Fuente: Portavoz del Ejército

Anuncios