La semana pasada el Enviado Especial de los EEUU para Sudan, Scott Gration, conto al Comite de Relaciones Extranjeras del Senado que aunque el continua partidario de las “campañas internacionales” para llevar al Presidente sudanes Omar

al-Bashir ante la justicia, la administracion Obama esta tambien buscando “responsabilidad penal local propia y mecanismos de reconciliacion a la luz de las recomendaciones hechas por el panel de alto nivle de la Union Africana sobre Darfur.”
El Sr. Bashir esta acusado por la Corte Internacional en lo Criminal (ICC) por crimenes de guerra y crimenes contra la humanidad, pero el Panel de la Union Africana sobre Darfur claramente se ha alineado con Kartum. Un miembro del panel, el ex Ministro del Exterior egipcio Ahmed Al Sayed, dijo en una entrevista con un periodico egipcio, “El enjuiciamiento de un titular de estado africano ante un tribunal internacional es totalmente inaceptable. Nuestro objetivo es encontrar una salida.”
El panel de la Union Africana es liderado por el ex presidente sudafricano Thabo Mbeki, quien en 2008 descarto la acusacion de la Corte Penal Internacional, diciendo que es “la responsabilidad del estado sudanes actuar en aquellos temas.” Luego, a fines del año pasado su panel propuso una contra-iniciativa a la Corte Penal Internacional en la forma de un tribunal hibrido, con sede en Sudan con jueces tanto arabes como africanos a ser seleccionados por la Union Africana.
Pero todo esto es debatible ya que el Sr. Bashir inmediatamente rechazo la propuesta del Sr.Mbeki. Perversamente, el Sr. Gration ha arrojado ahora el apoyo del gobierno americano a un tribunal que no existe y probablemente nunca existira. Aun si alguna vez lo hizo, la “responsabilidad penal local propia” a la que el se refiere no es factible bajo las condiciones politicas prevalecientes, en tanto que cualquier tribunal con sede en Sudan sera controlado por los mismos perpetradores.
Por siete años, la gente de Darfur ha estado rogando por proteccion y por justicia. Ellos no creen que ni la paz ni la justicia puedan llegar mientras el Sr. Bashir—orquestador de su sufrimiento—continue como presidente de Sudan. Ni ellos creen que la “responsabilidad penal local propia” sea remotamente posible bajo el actual regimen.
Cuando Barack Obama fue electo presidente de los EEUU, abundaba la esperanza, incluso en los desolados campos de refugiados de Darfur. Los darfuries creian que este hijo de Africa podria entender su sufrimiento, terminar la violencia que les ha quitado tanto, y llevar al Sr. Bashir ante la justicia. Los refugiados esperaban que “Si, nosotros podemos”* estuviese destinado a ellos tambien. Ellos creyeron que el Presidente Obama traeria paz y proteccion a Darfur y no se conformaria con nada menos que verdadera justicia.
Yo he tenido en brazos nuevos bebes llamados Obama y he observado como los darfuries comenzaban a soñar nuevamente. Fatima Haroun, una viuda y madre de 24 años, me dijo que seguramente estaba cerca el dia en que los refugiados podrian abandonar la suciedad y hambre de los campos y regresar a salvo a las cenizas de sus poblados. Primero, ella dijo, ellos honrarian a sus seres amados perdidos; ellos buscarian entre las cenizas por huesos, los vestirian en ropas nuevas, y los enterrarian con respeto. Ellos juntarian madera y juncos para reconstruir sus hogares, ellos cantarian nuevas canciones y prepararian sus campos para plantar. El hambre y el terror se alejarian. Omar al-Bashir se pudriria en la carcel.

Tales esperanzas no duraron mucho.

Casi tres millones de almas estan aun esperando en campamentos miserables a lo largo de Darfur y Chad oriental. Las bombas del gobierno sudanes continuan cayendo, los asesinos y violadores continuan deambulando libres, y los refugiados no se han sentido a salvo por un largo tiempo. El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon ha expresado preocupacion por los crecientes niveles de violencia en Darfur.
En sus horas mas oscuras y a traves de perdidas muy dolorosas para sondear, el mundo ha abandonado repetidamente al pueblo de Darfur. Por mas de siete años, dos presidentes americanos han utilizado la palabra “genocidio” para describir lo que ha sucedido aqui, pero ellos han hecho poco para terminarlo.
Ya es hora que nosotros nos pongamos de pie y aceptemos nuestra obligacion moral de proteger a la gente indefensa. El pueblo americano debe presionar al Sr. Gration y a la administracion Obama para liderar una ofensiva diplomatica para convencer al mundo de aislar al Sr. Bashir como un fugitivo de la justicia, y para apoyar sinceramente al unico organismo ofreciendo al pueblo de Darfur una medida de autentica justicia: la Corte Penal Internacional.

*”Yes, we can”, “Si, nosotros podemos”: fue el lema de la campaña presidencial de Barack Hussein Obama

Anuncios