By SONER CAGAPTAY

Desde que el partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP) asumio el poder en 2002, la politica exterior turca ha hecho un giro de 180º. Los una vez fuertes vinculos del pais con los EEUU e Israel han sido debilitados, y las conversaciones de ingreso con la Union Europea se han estancado mientras Ankara ha venido en defensa del programa nuclear irani y Hamas. La razon para este cambio es simple: EL Primer Ministro Recep Tayyip Erdoğan y su gobierno creen que Samuel Huntington estaba en lo corrcto, que hay un choque de civilizaciones. Solo que ellos estan del lado de los islamistas, no de Occidente.
Para el AKP, “Los tradicionalmente fuertes vinculos de Turquia con Occidente representan un proceso de alienacion.” Esta es una cita de “Alcance Estrategico”, la obra escrita por Ahmet Davutoğlu, ministro del exterior de Turquia. Desafortunadamente, “Alcance Estrategico” no ha sido traducido al ingles, aunque los occidentales harian bien en leerlo para tener un mejor entendimiento del pensamiento de Ankara. El sumario ejecutivo del trabajo responde todas las preguntas acerca de la politica exterior del AKP: “Desde el fin del Imperio Otomano, los musulmanes han tenido la parte mas corta del palo, y el AKP esta aqui para corregir todo eso.”
El AKP no corrige todos los errores contra los musulmanes, sin embargo. esto es debido a que el Islamismo- una ideologia politica que ve a los musulmanes en conflicto perpetuo con Occidente y con los “no-creyentes”– y no el Islam, guia la politica exterior del AKP. Ankara por lo tanto favorecera a otros islamistas por sobre los musulmanes que no comparten su punto de vista mundial maniqueo. Asi, el partido perdonara e incluso defendera los males de los regimenes islamistas contra los compañeros musulmanes, tales como el genocidio sudanes de darfuris o la represion de Teheran a su propia poblacion. De igual manera, apoyara al islamista Hamas y sus objetivos violentos, pero no a la Autoridad Palestina laica o la causa palestina pacifica.
Esta solidaridad selectiva tambien se aplica a los males cometidos contra los musulmanes por parte de los no-musulmanes, en tanto aquellos no musulmanes sean anti-americanos o anti-europeos. Esto es debido a que el Islam politico ha tomado la decision estrategica que el enemigo de su enemigo es su amigo. Por lo tanto, Rusia obtendra una aprobacion sin importar a cuantos chechenos mate.

Ankara, sin embargo, siempre apuntara singularmente a Israel, debido a que el AKP adhiere al punto de vista islamista que el estado judio como tal—sin importar sus fronteras o politicas especificas—siempre sera una llaga en el “mundo musulman.”
Hay poco que Occidente pueda hacer para cambiar la vision de la politica exterior del AKP. De hecho, algunos politicos y expertos en Washington y las capitales europeas han ayudado, quizas inconcientemente, a dar poder a este acontecimiento en primer lugar. Creyendo que el supuestamente reformado AKP islamista podria ser un constructor de puentes entre los paises occidentales y musulmanes, ellos promovieron al nuevo gobierno turco como un mediador especial en la region mientras lo protegian de aquellos criticos que se preocuparon temprano por la vision mundial del AKP.
Permitir tal catalizador islamista en los conflictos del Medio Oriente produjo resultados devastadores. Debido a que el AKP ve un choque de civilizaciones en cada lugar que mira, no puede ser un mediador imparcial. Por lo tanto, cuando al AKP se le permitio interceder entre Hamas y la Autoridad Palestina, o los EEUU e Iran, rapidamente se convirtio en una tribuna para el bando islamista, creciendo en su defensa. Luego de ocho años de gobierno cada vez mas autoritario y dominante del AKP en casa, muchos turcos ahora ven el mundo a traves de los ojos islamistas de un choque de civilizaciones.
Aun cuando el AKP es la principal fuerza politica en el pais, la popularidad del partido ha estado cayendo despues que el opositor Partido Republicano del Pueblo eligio a un nuevo lider carismatico. Una encuesta mostro incluso al partido de oposicion adelante del AKP por primera vez desde el 2002. Las recientes encuestas, sin embargo, muestran que la debacle de Gaza que resulto en la tragica muerte de ciudadanos turcos ha promovido la popularidad del AKP.
El gobierno no dudara en continuar utilizando la politica exterior populista, anti-occidental para promover su popularidad en la carrera a las elecciones del año proximo.
Occidente tiene que enfrentar la realidad que, a pesar de la membresia del pais en la OTAN, Turquia ya no puede ser considerado un aliado occidental mientras este el AKP. A fin de contener la influencia islamista del AKP no solo en Turquia sino tambien en la region, Occidente debe negar al gobierno de Erdogan la influencia y prestigio que llegan con ser promovido como un mediador regional. Es hora que los lideres occidentales se distancien en cierta forma de Ankara.

El Sr. Cagaptay, un becario senior y director del Programa de Investigacion Turca en el Instituto Washington para la Politica del Cercano Oriente, es el autor de “Islam, Laicismo y Nacionalismo en la Turquia Moderna: Quien es Turco?” (Routldge, 2006).
FUente: The Wall Street Journal

Anuncios