By SUE FISHKOFF

EN 1972, una propaganda en television cambio la forma en que los americanos veian la comida kosher. Mostraba al tio Sam mordisqueando un pancho de carne de Hebrew National mientras una voz celestial le aseguraba que esta libre de aditivos y subproductos presentes en carnes menos procesadas.
“Nosotros respondemos a una autoridad superior,” proclama la voz. Confie en nosotros — somos kosher.
Ese mensaje resono en una epoca en que los americanos estaban cada vez mas desconfiados del gobierno y estaban comenzando a preocuparse acerca de que sustancias peligrosas escondidas podrian estar en sus platos de comida. Hoy, una mayoria de americanos creen que la comida Kosher es mas segura, mas saludable, mejor en general que la comida no kosher. Y ellos estan dispuestos a pagar mas por ella. Kosher es el segmento de mas rapido crecimiento de la industria alimentaria interna, con mas grandes ventas que la organica. Un tercio de una mitad de la comida en supermercados americanos es certificada kosher, representando mas de $200 mil millones del estimado de $500 mil millones del pais en ventas de comida, mas de los $32 mil millones en 1993.
Dado que los judios conforman menos del 2% de la poblacion, y la mayoria de ellos no observan el kosher, esta claro que la gente comprando esta comida son mayormente no judios. Aunque algunos consumidores probablemente no estan al tanto que su pasta o galletas son kosher, muchos son gente que cree esa promesa a la “autoridad superior.”
La campaña de Hebrew National tambien capturo un momento pivotal en la historia de la comunidad judia americana: una comunidad recientemente confiada pero aun largamente inmigrante, disfrutando la victoria de la guerra de junio de 1967, estaba casi reflexivamente mirando por detras de su hombro, no bastante segura de su posicion en la sociedad mayoritariamente cristiana.
Los judios americanos han intentado siempre equilibrar su deseo de ser completamente americanos con un deseo igualmente fuerte de preservar su identidad judia. COmo la historiadora social Jenna Weissman Joselit señala, una forma en que los grupos inmigrantes cimentaron su posicion en su nueva sociedad era apropiandose de las comidas de la cultura dominante mientras integraban simultaneamente la suya propia a la mezcla. Que mejor manera para los judios de señalar su aceptacion plena en la sociedad americana que estampando su sello- certificacion kosher- en ese el mas americano de los productos alimenticios, el pancho?
Los americanos comen mas panchos que cualquier otra nacion sobre la tierra- 20 mil millones de ellos todos los años, de acuerdo al Consejo Nacional de Panchos y Salchichas, 150 millones de ellos el 4 de Julio solamente. Hacer panchos kosher disponibles, asi como sacarse de encima las plazas disponibles para judios en las universidades y los country clubs restringidos, seria una declaracion poderosa que los judios han hecho.
La lucha, nada sorprendentemente, ha jugado en los campos de juego. Los fanaticos de los deportes judios observantes, hace mucho solian llevarse la comida en bolsas de papel madera u observaban los partidos hambrientos, han vivado cada vez que algun otro estadio ha dicho si a una concesion de comida judia.El Oriole Park en Camden Yards de Baltimore comenzo a servir kosher en 1993; los estadios Shea y Yankee de New York se unieron a las filas en 1998.
No son solo panchos. Cada vez que un importante producto de comida americano se hace kosher, los judios americanos estan encantados. Coca-Cola en 1935. Galletas Oreo en 1997. Rollos Tootsie el año pasado y dos tragos de Gatorade a principios de este año. Helados Häagen-Dazs, dulce de uva Smucker, jugo de naranja Tropicana — cada nueva cosa traida a la paleta kosher es un signo de ajuste en la rama convencional americana mientras se es observante.
Curiosamente, aquellos que responden a una autoridad superior no son lo suficientemente kosher para la mayoria de los judios que respetan el kosher. usly, those dogs that answer to a higher authority aren’t kosher enough for most Jews who keep kosher. Hebrew National se etiqueta a si mismo como uno de los mas grandes procesadores de carne kosher en el mundo, elaborando 720 millones de salchichas el año pasado, pero practicamente ningun judio ortodoxo las comera.
Por años la supervision kosher de la compañia fue manejada por un rabino interno mas que por uno de las agencias certificadoras nacionales, un importante paso en falso. Su supervision fue considerada “no confiable” por todas las agencias nacionales y el liderazgo ortodoxo.
En 2004, la supervision kosher de Hebrew National fue entregada a un muy conocido rabino de Brooklyn. Despues que una delegacion de rabinos conservadores visito los mataderos y plantas envasadoras de la compañia, las salchichas fueron nombradas lo suficientemente kosher para los judios conservadores; pero las autoridades ortodoxas aun no los condonan, diciendo que la carne no es glatt kosher, una norma superior.
El mundo de la carne kosher tuvo un gran golpe en 2008 cuando Agriprocessors, el mas grande matadero y envasador de carne kosher de la nacion, en Postville, Iowa, recibio una redada de funcionarios de inmigracion. La compañia fue a la bancarrota, el gerente de la planta fue sentenciado a prision por fraude financiero, y la industria de la carne kosher ha estado teniendo dificultades para restaurar su buen nombre desde entonces.
Entonces superaran las salchichas kosher la tormenta? Este fin de semana debe dar algunas respuestas. Mi suposicion es que, como sus vecinos gentiles, las familias judias llenaran las parrillas con panchos de Hebrew National. A menos, por supuesto, que sean ortodoxos. O vegetarianos. O les guste la comida organica, o se opongan a todo el sistema alimentario industrializado- en cuyo caso ellos no estaran teniendo la Coca certificada kosher, pan ni mostaza tampoco.
Sue Fishkoff es la autora del proximo “Nacion Kosher: Por que mas y mas de la comida de America responde a una Autoridad Superior.”

Fuente: The New York

Anuncios