Mi nombre es Lior Zagury y soy un judío israelí muy orgulloso.Sí, es importante presentarme a mí mismo de este modo, especialmente hoy cuando tengo el presentimiento de que hay una fiesta para antisemitas.Sólo volví ayer de Polonia después de 8 días de tener el privilegio de guiar a los estudiantes interdisciplinarios de la universidad en los campos de concentración. Éstos, que estudian en Israel, eran judíos, cristianos y musulmanes. Cinco soldados del comando armado polaco con rifles y pistolas tuvieron que asegurar nuestro check-in de vuelo de El Al hacia Israel en el aeropuerto de Varsovia.Sé que usted recibió al menos 100 correos electrónicos sobre la flotilla a Gaza y no repetiré lo que fue dicho allí. Quiero hablar de algo mucho más grande que está ocurriendo ahora.El encabezamiento de mi carta no fue tomado en las calles del Berlín de 1933 cuando llegaron los nazis, ni de los vecindarios de Varsovia en 1941 cuando los judíos vivían en el gueto, ni incluso de las tiendas de Kielce después de la segunda guerra mundial en 1946, justo antes del pogromo que hizo comprender a los judíos que no había un lugar seguro para ellos y debían dejar Europa.El encabezamiento fue tomado de señales que fueron colgadas en la entrada de mercados y grandes oficinas en Turquía en los últimos días, en junio de 2010, y señales similares que fueron colgadas en Jordania. Las señales dicen: “no se reciben perros e israelíes” como puede verse en la foto
Lo que vemos a nuestro alrededor no tiene que ver con la flotilla y Gaza. Es un plan mucho más sofisticado: demoler la legitimidad de la existencia del estado judío de Israel.
En su primer discurso en el Reichstag alemán en 1/30/1933 Hitler dijo que la causa de todos los problemas del mundo era el pueblo judío. La mayoría de las personas no lo tomaron seriamente y se sentían muy seguros en sus países, confiando en sus gobiernos. Doce años después perdimos a 6 millones de judíos en el Holocausto, de la peor manera que la especie humana alguna vez ha sabido.
En estos días, 65 años después, Achmadinejad de Irán y muchos otros dicen exactamente lo mismo. La historia se repite. La mayoría de las personas no lo toman seriamente y se sienten muy seguros en sus países, confiando en sus gobiernos…
Esta es una llamada para despertarnos.
Si usted hace caso omiso de eso, se convencerá de que este no es el torrente principal, esta es sólo una tormenta que pasa y que nunca nos pasará – tarde o temprano, usted podría encontrar esas limitaciones en su jardín trasero, en su restaurante favorito, en su gran barra y en su universidad, como lo fue hace 75 años atrás. Hace algunos meses, un restaurante árabe en Haifa no permitió que soldados israelíes entraran a comer.
Ahora necesitamos su ayuda más que nunca. Tenemos que levantar nuestras cabezas, hablar en una voz muy clara y fuerte y ser uno, especialmente unidos. Tengo una fuerte y completa confianza en nuestra nación.
Israel tiene el ejército más moral del mundo, es la única democracia en el mundo que en cualquier momento pone a su disposición centenares de millares de misiles y de cohetes listos para ser lanzados a los enemigos que quieran borrarnos del único lugar en el mundo donde un judío puede apenas ser un judío y sentirse totalmente seguro. Prometimos: NUNCA MÁS. No esperen a tener que decir: no lo sabíamos.

Suyo,

Lior

Anuncios