El río Jordán perdió el 98% de su caudal histórico y podría secarse el año que viene. Según documentos; Israel, Siria y Jordania son los responsables de que el río Jordán se convirtiera en un hilo de “aguas residuales, estancadas y salinas”. El flujo histórico del Jordán, era de 1.300 millones de metros cúbicos al año.
El río tiene gran importancia para las religiones monoteístas. Israel lo usa de modo doméstico y agrícola al igual que Siria, Jordania y los palestinos, aunque tienen un acceso muy limitado al cauce fluvial.

Su corriente apenas alcanza ahora entre 20 y 30 millones de metros cúbicos anuales. Perdio la mitad de su biodiversidad, la desaparición de las nutrias de las lechuzas…Los distintos tipos de árboles están siendo sustituidos por juncos.
Si se consume esta agua puede causar problemas estomacales porque arrastra vertidos residuales.

Una ONG propone que los países que originaron el deterioro devuelvan, de forma proporcional, un tercio de la parte original, lo que bastaría en una primera fase para darle vida. La toma de conciencia, la reutilización de agua, control de fugas y otras medidas permitirían economizar más de 900 millones de metros cúbicos anuales.
FUENTE CIDIPAL

Anuncios