Israel anunció el lunes que el próximo noviembre pondrá en funcionamiento su escudo antimisiles “Iron Dome”, destinado a interceptar cohetes de corto alcance lanzados desde Gaza o Líbano.

En un comunicado, el Ministerio de Defensa informó de la finalización con éxito de todos los tests del sistema, basado en la neutralización de cohetes de entre cinco y setenta kilómetros de alcance por medio de proyectiles guiados por radar.

El escudo será desplegado en la frontera con Gaza, donde controla Hamás, y Líbano, desde donde Hizboláh lanzó 4,000 cohetes contra Israel en el enfrentamiento que mantuvieron en 2006.

El Ejército ha establecido ya un batallón en su división antiaérea para operar con el “Iron Dome”, que surgió en 2007 a raíz de la incapacidad de Israel para frenar la lluvia de cohetes contra su territorio y cuya puesta en funcionamiento se esperaba para este verano.

El sistema protegerá al 95 por ciento de los residentes en las localidades vecinas a la franja de Gaza e ignorará los proyectiles que vayan a caer en espacios abiertos, dado el alto coste económico de los cohetes interceptores.

El proyecto tiene un presupuesto de más de 800 millones de shékels (unos 140 millones de euros) y forma parte de una estrategia israelí más amplia para neutralizar cualquier amenaza de cohetes, desde los de corto alcance a los balísticos en poder de Siria e Irán.

Fuente: EFE

Anuncios