Periodistas y fotógrafos libaneses fueron informados con antelación de la intención de realizar una emboscada a las tropas del Ejército israelí, y por lo tanto estuvieron presentes en el lugar del enfrentamiento mortal del martes entre las fuerzas israelíes y libanesas, aseguran oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel.
La confrontación se produjo después de que un grupo de soldados israelíes que efectuaban operaciones de rutina en un enclave de la zona fronteriza, en territorio israelí, fue atacado por soldados del Líbano. Las tropas israelíes respondieron con disparos, matando a tres soldados libaneses y un periodista local.
El corresponsal muerto, Assaf Abu Rahal, trabajaba el diario Al-Akhbar, afiliado a Hizboláh en Beirut.
Otro periodista, Ali Shuaib de la estación de Al-Manar, también de Hizboláh, fue herido en el incidente y fue llevado al hospital para recibir tratamiento.
Oficiales de Tzáhal hicieron preguntas sobre la presencia de los periodistas, e incluso móviles de transmisión en la escena, aun antes de que se produjera el choque; hecho que refuerza aún más las sospechas de que el incidente fue una emboscada planificada del Líbano.
“Si este incidente no fue planeado de antemano, ¿por qué los comandantes del Ejército libanés se molestaron en enviar a los periodistas a la zona y garantizar que las cámaras estuvieran presentes en el sitio?”, dijo un oficial de Tzáhal.
De acuerdo con informes revelados por oficiales israelíes, las fuerzas de FINUL que visitaron el sitio del enfrentamiento, dijeron que la actividad del Ejército israelí no justificaba el ataque de los soldados del Ejército libanés.

Fuego en el norte: la ONU confirma que el Ejército israelí operaba en su territorio.

Un portavoz de la Fuerza Interina de la ONU en el Líbano (FINUL) ha anunciado que los soldados israelíes que ayer protagonizaron un enfrentamiento fronterizo con tropas libanesas trabajaban en territorio israelí. Según el teniente coronel Naresh Bhatt, los árboles que los soldados israelíes estaban podando se encontraban al sur de la línea azul y, por tanto, en su territorio.
“El anuncio de la ONU hoy corrobora con claridad la versión israelí de los hechos. Nuestra actividad de rutina ayer fue realizada enteramente en el sur de la frontera, del lado israelí, y el Ejército libanés abrió fuego sin ninguna provocación o justificación”, explica un comunicado emitido por Mark Regev, asesor para los medios extranjeros del primer ministro israelí, Biniamín Netanyahu.
Entretanto, en la zona fronteriza hoy se ha podido ver más actividad de la normal de las tropas israelíes, y según medios locales, los soldados han sido instruidos para responder ante cualquier provocación.
Fuentes militares israelíes confirmaron que las labores para despejar la verja de vegetación continuaron sin incidentes.
Por otro lado, el destacado asesor político del FINUL, Milos Strugar, aseguró a la emisora militar israelí que el Ejército había informado al “FINUL de que iba a llevar a cabo trabajos de mantenimiento” en la frontera.
Israel ha elevado una carta de protesta al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien ayer pidió a las partes que ejercitaran la máxima contención.
“Esos ataques amenazan la estabilidad, la paz y la seguridad en nuestra región”, declaró el encargado de negocios israelí ante la ONU, Daniel Carmon, que aseguró que su país ejercitó su derecho a defenderse de los ataques iniciados por fuerzas libanesas

Anuncios