Cuatro residentes del poblado árabe de Tamra, del norte de Israel, son sospechosos de secuestrar a uno de sus familiares que es homosexual y mantenerlo cautivo por 12 horas, a causa de sus tendencias sexuales. Los individuos fueron arrestados cuando trataban de “esconder” a su víctima en una de las casas de la aldea.
Los cuatro tendrán que presentarse ante el Tribunal de Distrito Tel Aviv en la tarde de hoy miércoles.
El joven, de 19 años, dejó a su familia y se trasladó a Tel Aviv, donde pensaba que estaría más seguro para conducir su vida, pero fue perseguido por sus familiares.
Varios días antes de que fuera secuestrado, presentó una denuncia ante la policía diciendo que estaba siendo amenazado por sus parientes, que le exigían que volviera al pueblo y “actuara como una persona normal”.
En la noche del lunes, los familiares decidieron cumplir con sus amenazas. Llegaron a la casa del joven, en el barrio de Florentin en el sur de Tel Aviv, armados con gas pimienta, y lo esperaron. Cuando lo vieron caminando por la calle con un amigo, asaltaron a ambos, rociándolos con el gas, secuestraron a su pariente y escaparon.
El amigo del joven se apresuró a llamar a la policía y denunciar el incidente. Los investigadores de una unidad de policía de Tel Aviv buscaron la ayuda de la Policía de Shafaram, y así supieron que el coche en el cual iban, se dirigía a Tamra.
Los cuatro sospechosos presuntamente golpearon al joven en su camino hacia el norte y lo amenazaron. Así lo tuvieron durante 12 horas, antes de ser capturados por la Policía, momentos antes de llegar a su escondite en Tamra.
“Este es un grave incidente de secuestro de una persona a causa de su estilo de vida”, dijo la superintendente Miri Peled. “A la familia le resultaba difícil aceptar el estilo de vida del joven y querían alejarlo, amenazándolo y golpeándolo”.
El joven ha vuelto a Tel Aviv con la esperanza de poder llevar una vida tranquila
Anuncios