Al menos dos de los nueve proyectiles de mortero disparados, desde la Franja de Gaza, contra el Consejo Regional Eshkol eran bombas de fósforo, según fue confirmado por la policía. De acuerdo con las fuerzas de seguridad, esta no es la primera vez que proyectiles de fósforo son lanzados desde Gaza.
Las localidades del Néguev occidental han estado bajo fuego desde la mañana del miércoles, cuando los terroristas islámicos intensificaron sus ataques con cohetes y morteros.
Haim Yalin, jefe del Consejo Regional Eshkol, donde cayeron los morteros de fósforo, reaccionó bruscamente a las novedades. “Estas armas han sido prohibidas por la Convención de Ginebra. Causan quemaduras entre las víctimas y las matan. Esta es una zona agrícola, y ahora tenemos que explicar a los agricultores cómo hacer frente a las quemaduras provocadas por los morteros de fósforo”, afirmó.
“Nos estamos preparando para volver a la situación que tuvimos antes de la Operación Plomo Fundido, cuando nos enfrentamos al continuo disparo de cohetes, morteros y francotiradores”, añadió. Yalin declaró que enviará una carta a las Naciones Unidas para notificar al organismo internacional sobre las armas que se lanzan desde Gaza contra los civiles que residen en su Consejo Regional.
“Mientras esa entidad autónoma iraní sigua existiendo en Gaza; nos seguirán disparando. De Gaza hemos recibido sólo el fundamentalismo y proyectiles”, dijo Yalin. “Hay 50.000 residentes que viven en esta zona que tienen sed de paz y de una vida normal. Nos enfrentamos a una entidad como Hamás que no está dispuesta a reconocer a Israel. Somos civiles, campesinos, estudiantes, y ellos nos bombardean indiscriminadamente.”
Asimismo, hizo hincapié en que la mayoría de los residentes de su zona, viven en kibutzim y aldeas agrícolas, que tradicionalmente votan por la izquierda y los partidos de centro. “Queremos la paz con los palestinos, pero desafortunadamente eso está esfumándose ante nuestros ojos”, dijo.

Por otra parte terroristas palestinos apostados en el norte de la Franja de Gaza, dispararon en horas de la noche, un misil de tipo Qassam que hizo impacto en la zona industrial de la ciudad de Ashkelon. El cohete cayó en un descampado.
Es la primera vez después de varios meses que los terroristas islámicos disparan misiles contra esta ciudad ubicada sobre la costa del Mediterráneo.
Posteriormente fueron lanzados en horas de la madrugada dos morteros contra el Consejo Regional Eshkol, en el Néguev occidental.
En ambos incidentes no se registraron heridos.
Se registra un aumento de los hechos de violencia a medida que se profundizan los esfuerzos por avanzar las negociaciones de paz, entre el Primer Ministro Biniamín Netanyahu y el Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, impulsadas por la administración del Presidente Barak Obama.

Además un palestino resultó muerto y cuatro resultaron heridos en un ataque de aviones de combates, en la Franja de Gaza, señaló una fuente del grupo terrorista islámico Hamás.
Los enfrentamientos se producen mientras se está llevando a cabo negociaciones entre palestinos e israelíes para resolver el conflicto.
El ataque se produce en represalia al ataque palestino con proyectiles de mortero contra el territorio israelí.
Tzáhal aún confirmó inmediatamente el ataque pero precisó que los terroristas ha lanzado al menos un cohete y nueve proyectiles de mortero en lo que va del día, la cantidad más grande desde marzo de 2009.
Un cohete Kassam fue disparado contra la zona industrial de Ashkelon.
No se reportaron heridos ni daños materiales.
Una fuente militar había advertido sobre un posible incremento de los ataques terroristas desde la Franja de Gaza en coincidencia con el actual proceso de diálogo directo entre israelíes y palestinos, el período vacacional en Israel y el final del mes sagrado islámico del Ramadán

Anuncios