La Oficina del Presidente, en forma conjunta con la Asociación por los Judíos de Etiopía y con el apoyo del Ministerio de Absorción, cumplieron una jornada de homenaje a los activistas de la aliá del país africano que actuaron bajo las órdenes del Mossad.La particularidad del evento estuvo no solamente en los relatos de los activistas que fueron enviados desde Israel sino en los de judíos etíopes que trabajaron arriesgando sus vidas. Uno de los casos fue el de Reta Zagai, que escapó de Etiopía a Sudán en 1982 y allí fue reclutado por el Mossad. Por su intermedio llegaron dinero y medicinas a los judíos que estaban en Sudán esperando la aliá.Taspa Imer Gola regresó a Sudán después que había llegado a Israel en 1987. Recordó que cayó prisionero en 1990 y fue severamente torturado.El presidente del Estado, Shimon Peres, que tomó la responsabilidad de actuar a favor a la integración de los judíos etíopes, escuchó atentamente junto al público presente y recordó la discriminación que sufren muchos de los olim de Etiopía.La directora de la Asociación para los Olim de Etiopía, Ziva Mekonen Dego, resaltó la significación de un evento de este tipo que difunde el accionar de miembros de la comunidad a favor de la llegada a Israel.Esta semana se conoció también la iniciativa de un grupo de prestigiosos hombres de negocios y altos funcionarios que en forma voluntaria sirven como mentores de jóvenes etíopes egresados de la enseñanza universitaria para ayudarle a adelantar en las carreras profesionales que han elegido
Anuncios