WASHINGTON.- En medio de la campaña electoral norteamericana, el fantasma del terrorismo volvió a irrumpir ayer en la escena con el descubrimiento de al menos dos paquetes con explosivos a bordo de dos aviones de carga que partieron de Yemen con destino a Chicago, en lo que según el presidente Barack Obama fue “un intento de ataque contra Estados Unidos”.
“Al-Qaeda continúa planeando atentados terroristas contra nuestro país”, advirtió Obama en un discurso brindado ayer desde la Casa Blanca.
El mandatario salió a ofrecer una declaración unas horas después de que funcionarios estadounidenses divulgaran que las autoridades en Dubai habían interceptado un artefacto explosivo a bordo de un avión de FedEx con destino a Estados Unidos y que había hecho escala en esa ciudad de los Emiratos Arabes Unidos.
Poco antes había sido hallado un paquete similar a bordo de un avión de la firma UPS en el aeropuerto de East Midlands, en el condado de Leicestershire en Gran Bretaña, que también tenía a la ciudad de Chicago como destino final.
Los dos artefactos explosivos, uno de los cuales simulaba ser un cartucho de impresora, debían ser enviados a unas sinagogas de Chicago, precisamente el bastión político de Obama y que hoy visitará en el marco de la campaña electoral por los comicios legislativos del martes.
“Vamos a tomar todos los pasos necesarios para proteger a nuestros ciudadanos de este tipo de ataques”, aseguró Obama, quien indicó que la inspección “inicial” de los paquetes sospechosos “determinó que aparentemente contenían material explosivo”.
El descubrimiento de los paquetes sospechosos puso al país en un elevado nivel de alerta, con todas las cadenas televisivas noticiosas dedicadas por completo al presunto complot.
Después de hallarse los elementos sospechosos en Inglaterra y en Dubai, las autoridades norteamericanas ordenaron la inspección de otros aviones de UPS en los aeropuertos de Filadelfia, en Pennsylvania, y el de Newark, en Nueva Jersey.
Pocas horas después, el dramatismo se elevó más cuando se supo que un avión de pasajeros de la compañía Emirates Airlines procedente de Dubai estaba siendo escoltado por dos aviones caza F-15 de la fuerza aérea de Estados Unidos.
El Boeing 777 de Emirates Airlines aterrizó sin problemas en el aeropuerto neoyorquino, donde fue recibido por automóviles policiales. Las autoridades explicaron que el avión fue escoltado por los cazas simplemente por precaución, ya que se suponía que el aparato transportaba carga despachada en Yemen.
En su breve mensaje, Obama destacó que el envío de los paquetes “se originó en Yemen” y prometió que trabajará para “destruir” la filial en ese país árabe del grupo Al-Qaeda.

Antecedentes
Yemen se ha convertido en uno de los focos de lucha de Estados Unidos contra el terrorismo, después de que los últimos intentos de atentado estuvieron vinculados a esta muy activa célula de Al-Qaeda.
El joven nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, que trató de hacer estallar un avión con destino a Detroit en la última Navidad, reconoció haber recibido entrenamiento en Yemen, en tanto Faisal Shahzad, que intentó explotar un coche bomba en Times Square, en Nueva York, cinco meses después, tuvo contactos con un clérigo radical en ese mismo país.
El análisis del explosivo hallado en los paquetes reveló que es el mismo que trató de utilizar Abdulmutallab.
Fuentes de la investigación citadas por algunos medios norteamericanos afirmaron que los dos paquetes fueron enviados por la misma persona y desde la misma dirección, en Yemen, sin dar más detalles.
En los primeros momentos se conjeturó con que podría tratarse de un ensayo de un atentado de mayor alcance, algo que el asesor para la lucha contra el terrorismo de la Casa Blanca, John Brennan, dijo que era poco probable, aunque no lo descartó por completo. “Los paquetes contenían explosivos. Típicamente, en un ensayo de este tipo no se usan explosivos. Pero aún no sabemos [si se trataba de una prueba o un intento real]”, indicó Brennan.
Según el alto funcionario, “los servicios secretos y de seguridad están llevando a cabo análisis de lo encontrado y nos darán una idea de cómo se pretendía usar” el material.
En las últimas semanas, servicios secretos occidentales habían revelado que Al-Qaeda planeaba atacar Gran Bretaña, Alemania y Francia.

Agencias AP, AFP, EFE, ANSA y DPA

Anuncios