Las redes sociales de internet pueden ser “puentes informativos” en las relaciones entre israelíes y palestinos, dijo el periodista español Pedro González al presentar las conclusiones del debate que reunió en Alicante a medio centenar de periodistas especializados en Oriente Medio.
El encuentro internacional de periodistas, que durante dos días han debatido el conflicto, finalizó en Alicante (España) con la despedida a los asistentes del director general de casa Sefarad-Israel, Diego de Ojeda, y la directora general de Casa Mediterráneo, Yolanda Parrado.
A la reunión, bajo el nombre de “La Información en Oriente Medio, acudieron medio centenar de profesionales, israelíes, palestinos y españoles, que abordaron distintos temas relacionados con el conflicto.
¿Dónde está la frontera entre la crítica a Israel en el conflicto palestino-israelí y el antisemitismo?, fue uno de los temas abordados.
Este tema surgió, según el director de la casa Sefarad-Israel, a través de varias organizaciones judías que detectaron en la prensa española una actitud de antipatía: 2/3 respecto a Israel y 1/3 hacia los judíos en general.
A estos datos hay que añadir diversas caricaturas que fueron publicadas en distintos periódicos españoles y que reflejaban el conflicto de Oriente Medio.
Una de las conclusiones pone de manifiesto que los medios de comunicación españoles, en ocasiones, confunden las acciones del gobierno israelí con las de sus ciudadanos, en perjuicio de “éstos”, aseguró el periodista Marco Schwartz.
Los profesionales israelíes pidieron una crítica constructiva enfocada a conseguir un cambio y no un reproche sistemático.
El decano de los periodistas en Oriente Medio, Tomás Alcoverro, aseguró que las caricaturas expresan opinión y que ésta es satírica no sólo con los israelíes.
“La crítica a través de las caricaturas se ejerce con los árabes, con los musulmanes y muchos de nuestros políticos son criticados de esta forma, sin que se cree alarma porque, insistió, se trata de una opinión y no de una exposición de datos.”
Por su parte, el corresponsal de la agencia AP en los territorios palestinos, Mohamed Daragmeh, aseguró que las caricaturas cesarán cuando “finalice la ocupación”; mientras tanto, “se critica la política de un Estado que viola los Derechos Humanos”, dijo.
¿Por qué la opinión pública toma postura en un conflicto extranjero? Este otro de los puntos del debate fue tratado desde distintos ángulos por algunos periodistas israelíes.
Para el corresponsal de Yedioth en Berlín, Eldad Beck, “el mayor tratamiento informativo de un conflicto hace desaparecer el resto de los conflictos.”
Beck achacó el interés que los medios internacionales dedican al conflicto israelí-palestino a una cuestión de “entretenimiento”: “Mientras miran los problemas ajenos, no se centran en los suyos”, afirmó.
Sin embargo, los palestinos se mostraron favorables a que la exposición del problema en los medios de comunicación, que “puede ayudar a poner fin a los asentamientos y a finalizar el conflicto”.
WikiLeaks fue analizada también en el ámbito de las filtraciones y muchos de los asistentes valoraron la labor de esta nueva forma de informar, siempre que los datos “sean verificables, a ser posible por distintos medios, y no pongan en riesgo la vida de las personas”. EFE

Extraído de Aurora Digital
Anuncios