El número de tropas emplazadas en Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania) está en el nivel más bajo desde el inicio de la Primera Intifada (1987-1993). La División que se ocupa de la Cisjordania tiene en estos momentos a su disposición sólo la mitad del número de brigadas de combate que tuvo desplegado durante el pico de la Segunda Intifada (en septiembre del 2000).

Los oficiales del Comando Central de Tzáhal (Ejército de Defensa de Israel) consideran que no ha disminuido la motivación de los grupos terroristas palestinos; sino que ha mejorado la capacidad preventiva del Ejército y del servicio de seguridad Shabak.

Tras la Segunda Guerra del Líbano (2006), Tzáhal extendió el entrenamiento de los batallones del ejército regular y redujo el servicio de las unidades de reserva para las actividades operativas.

El número de batallones estacionados en Cisjordania se redujo constantemente en los últimos cuatro años. La última contracción se produjo a principios de este año, cuando otros dos batallones de combate fueron retirados de la Cisjordania y reubicados en otras áreas.

En el contexto general de la reducción de las tropas y los esfuerzos para facilitar la libre circulación de los palestinos, el Ejército ha retirado decenas de retenes y puestos de control en esa zona, en los últimos años.

Anuncios