por Lucas Colonna
para LA NACION

En una resolución de fuerte impacto internacional, el gobierno de Cristina Kirchner se involucró ayer de lleno en el conflicto en Medio Oriente y dispuso reconocer oficialmente a Palestina como un Estado libre e independiente, dentro de las fronteras existentes en 1967 y sujeto a una negociación con Israel.
El sorpresivo anuncio fue hecho por el canciller Héctor Timerman y establece la expresa subordinación “a lo que las partes determinen” en la discusión territorial. El Gobierno hizo llegar este mensaje a través de una carta de Cristina Kirchner al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.
Apenas conocida la decisión argentina, Israel reaccionó con dureza. El vocero de la cancillería de ese país, Yigal Palmor, dijo que la declaración emitida por Buenos Aires es “decepcionante” y que “va contra las negociaciones de paz” entabladas en la región.
El viernes pasado, la misma decisión había sido tomada por Brasil, en iguales términos y condiciones. Ya son más de 100 los países que reconocen al Estado palestino, entre ellos todos los árabes, la gran mayoría de Africa, buena parte de los asiáticos y del este de Europa. En la región, a esta lista también adhiere Uruguay.
Eso no atenuó la encendida reacción israelí. “Esta lamentable decisión no ayudará para nada a cambiar la situación entre Israel y los palestinos”, afirmó Palmor. “Es una declaración decepcionante, que va contra el espíritu de los acuerdos entre Israel y los palestinos, y contra las negociaciones de paz”, agregó.
“Si la Argentina hubiera querido hacer una verdadera contribución a la paz, hay otros medios en lugar de este gesto puramente retórico”, completó.
El embajador israelí en Buenos Aires, Daniel Gazit, procuró enfriar el tono de Jerusalén. “La decisión no afecta en nada nuestras relaciones con la Argentina. Entre amigos, podemos tener disensos”, destacó ante la consulta de La Nacion.
Por su parte, el embajador palestino en la Argentina, Walid Muaqqat, dijo que el reconocimiento “dará un impulso y acelerará” el proceso de paz en Medio Oriente, “porque tendrá incidencia en que toda la comunidad internacional tome la decisión de involucrarse directamente para encontrar la solución de dos Estados”.
Al presentar la nota que se remitió al presidente de la Autoridad Palestina, el canciller Timerman dijo: “La decisión se inscribe en la voluntad de la Argentina de favorecer el proceso de solución del conflicto”.
La resolución sobrevino luego de que Cristina Kirchner y Mahmoud Abbas se reunieran en septiembre, en un aparte de la asamblea anual de las Naciones Unidas (ONU).
En rigor, desde que los Kirchner llegaron al poder, la Argentina sostuvo su prédica por la constitución de un Estado palestino en todos los foros multilaterales. Y, de hecho, decidió, en 2008, abrir una representación diplomática en Ramallah, lo que derivó en que en noviembre de 2009 Abbas retribuyera con una visita a Cristina Kirchner en Buenos Aires.
“El reconocimiento de Palestina como Estado libre e independiente se inscribe dentro de una tradición de amistad y solidaridad con el pueblo palestino”, dice el texto oficial de reconocimiento.
“La Argentina se ha pronunciado siempre a favor del respeto de los derechos humanos, en contra del terrorismo y del uso desproporcionado de la fuerza, así como ha declarado su firme oposición a la política de asentamientos en los territorios ocupados, llevados a cabo por las autoridades de Israel”, agrega la nota.

Gesto a Israel
A párrafo seguido, el Gobierno procuró enviar, de todos modos, un mensaje conciliador a Israel. “La Argentina ratifica su posición irrevocable a favor del derecho de Israel a ser reconocido por todos y a vivir en paz y seguridad dentro de sus fronteras”, sostiene el texto que explica la decisión argentina.
Y destaca: “La relación bilateral se ha fortalecido con los diversos intercambios políticos y de cooperación”, hasta tal punto que “en noviembre de 2009 realizó una visita oficial a la Argentina el presidente del Estado de Israel Shimon Peres”.
Israel cuestionó, centralmente, lo que interpretó como el carácter “impracticable” de establecer las fronteras de 1967, tal como lo señala el reconocimiento del Estado palestino. “Hay que definir las nuevas fronteras, que den seguridad a las poblaciones”, apuntó Gazit.
La directora general del Departamento de Latinoamérica y el Caribe, Dorit Shavit, recordó: “Con anterioridad a la guerra de 1967, además, los territorios de ese presunto estado -Gaza, Cisjordania y Jerusalén Oriental- no estaban bajo el control político de los palestinos, sino de los egipcios y de los jordanos”.
“Lo más grave es que reconoce las fronteras del 67”, cuestionó.
Al caer la noche, el canciller Timerman escribió en Twitter: “La Argentina no reconoce a Jerusalén como capital de ningún Estado”.

CLAVES
El anuncio brasileño
El gobierno de Lula da Silva dispuso el viernes último reconocer a Palestina como un Estado libre e independiente, dentro de las fronteras de 1967.

El caso uruguayo
Durante el Congreso Panamericano de la Federación de Entidades Americano-Arabes, el presidente José Mujica confirmó la decisión del gobierno uruguayo de reconocer al Estado palestino. Aún debe oficializarla.

El reconocimiento ruso
El presidente ruso Dimitri Medvedev reconoció a Palestina como Estado independiente. Este fue un fuerte gesto de Moscú.

RELACIONES CERCANAS
4 DE SEPTIEMBRE DE 1989?
Cumbre de No Alineados

El entonces flamante presidente Carlos Menem se reunió con el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, en Belgrado.

10 DE NOVIEMBRE DE 2001?
Encuentro en Nueva York

En la asamblea de las Naciones Unidas, la primera tras el atentado a las Torres Gemelas, el presidente Fernando de la Rúa se reunió con Arafat.

23 DE NOVIEMBRE DE 2009?
Reunión en Buenos Aires

Cristina Kirchner recibió en la Casa Rosada a su par de Palestina, Mahmoud Abbas, una semana después de haberse reunido con Shimon Peres, presidente de Israel

Anuncios