Israel quiere proteger su industria turística en el contexto de un convulsionado Oriente Medio con una campaña publicitaria en la que se aclara como un destino seguro frente a una inestable región, informó el Ministerio de Turismo.

La iniciativa, que será lanzada la próxima semana, contará con un presupuesto de 45 millones de shekels (unos 9 millones de euros o 12,5 millones de dólares), precisó el Ministerio.

La campaña pretende “diferenciar la imagen de Israel de otros países en la región y reforzarla como un destino turístico seguro, accesible y atractivo”, señaló el titular de la cartera, Stas Misezhnikov (foto).

Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido y Escandinavia serán los focos de la campaña, que tratará además de atraer a Israel a la numerosa comunidad francesa judía que suele visitar también sus países de origen en el

ahora convulso Magreb.

La iniciativa ha sido anunciada el mismo día en que la Oficina Central de Estadísticas ha difundido los datos de turismo, que muestran un descenso del 2 por ciento en febrero, respecto al mismo mes del año pasado.

Parte de esa reducción se explica por la caída en picado (un 83 por ciento) de los accesos al país por los pasos fronterizos terrestres con Egipto y Jordania.

Israel alcanzó en 2010 un número récord de visitas, 3,45 millones, gracias principalmente a una intensa campaña de atracción del peregrinaje, como prueba que un 69 por ciento de los visitantes fuesen cristianos, según datos del Ministerio de Turismo.

Estados Unidos, Rusia, Francia y Alemania fueron, por este orden, los principales países de origen de los visitantes al país en 2010, mientras España ocupó el décimo lugar de la lista, con 65.000 turistas. EFE y Aurora

Anuncios