Un equipo civil de rescate israelí partió hacia Japón para ayudar a las víctimas del terremoto de grado 8.9 en la escala Richter y el subsecuente masivo tsunami.
Seis israelíes –cinco empresarios y un turista- permanecían aún con paradero desconocido, según un portavoz del Ministerio de Exteriores.
El vocero afirmó que existen enormes problemas en el sistema de comunicación en Japón como resultado del terremoto y es posible que los seis israelíes hubieran estado intentando comunicarse con sus familiares en Israel.
Se estima que entre 300 y 400 israelíes se encuentran visitando en calidad de turistas ese país.
Israel ofreció a Japón asistencia, en especial, para la identificación de las víctimas y sistemas para la purificación del agua.

IsraAID-First, un conjunto de organizaciones de búsqueda y rescate humanitario, afirmó que trataría de llegar a Japón vía Corea del Sur para sumarse a los equipos japoneses que están trabajando.
Los voluntarios de la Unidad Internacional de Rescate ZAKA también se unirán a los esfuerzos internacionales de búsqueda y rescate para tratar de salvar la mayor cantidad de vidas posibles.
ZAKA, la Unidad de Rescate Internacional, reconocida por la ONU, con sede en Israel se encontrará con el embajador de Israel en Japón Nisim Ben Shitrit, al arribar a ese país.

Anuncios