El primer ministro, Biniamín Netanyahu, aseguró que Israel actuará con “determinación” y “voluntad de hierro” para mantener la seguridad en Israel, horas después del primer atentado con explosivos en Jerusalén desde 2004.
“Quienes tratan de romper la calma descubrirán que el Gobierno, el Ejército y el público tienen voluntad de hierro de defender al país y a sus ciudadanos”, señaló en el aeropuerto Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, justo antes de subir al avión con destino a Rusia, para un viaje oficial que retrasó unas horas con motivo del ataque.
Netanyahu subrayó que ha aplicado una “política clara” en sus dos años al frente del Ejecutivo que consiste en “reaccionar con determinación a cualquier intento de dañar a los ciudadanos de Israel”, que ha generado “calma y seguridad”.
“Creo que cada ciudadano de Israel ha aprendido a valorar esta bendición, pasear por las calles sin miedo (…) Actuaremos con determinación, responsabilidad e inteligencia para mantener la calma y la seguridad que ha prevalecido aquí en los dos últimos años”, agregó.
Netanyahu se reunió con su ministro de Defensa, Ehud Barak, para valorar la situación después del ataque, en el que murió una mujer extranjera de 60 años -que no portaba ningún tipo de documentación y que se está tratando de identificarla-, y resultaron heridas al menos otras treinta personas y que coincide con una escalada de violencia en los últimos días en la franja de Gaza.
EFE y Aurora

“Israel enfrenta un terremoto y un tsunami político”

Israel se enfrenta a un “terremoto” que sacude a los regímenes de Oriente Medio y a la amenaza de un “tsunami diplomático”, dijo el ministro de Defensa, Ehud Barak, en una conferencia organizada por los Amigos del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal), en Nueva York.
Barak afirmó que el 2011 resultará decisivo para el Estado judío debido a que enfrenta un “terremoto histórico” en el Oriente Medio, y por el otro lado un “tsunami diplomático que está levantándose contra Israel”.
Esto tendrá lugar en septiembre con el intento de reconocer al Estado palestino de acuerdo a las fronteras anteriores a 1967, tras un amplio esfuerzo para deslegitimar a Israel”, dijo el ministro.
Barak apuntó como amenazas a “Hamás en Gaza, Hezbollah en el Líbano” y en el contexto a Irán “que aún se presenta como la mayor amenaza mundial”.
“Con respecto a Irán”, el titular de Defensa dijo que “es esencial impulsar sanciones paralizadoras mientras que simultáneamente mantener todas las opciones sobre la mesa”.
En relación a las revueltas populares que sacuden al Oriente Medio, Barak elogió el “avance hacia mayor apertura en las sociedades árabes” mientras que advirtió de las “incertidumbres y amenazas que

producen estas situaciones”.
“Israel es claramente una isla de estabilidad”, dijo Barak. “Un puesto de avanzada del los valores del mundo libre en un vecindario rudo, donde no hay piedad para el débil y no hay una segunda oportunidad para quienes no se pueden defender. Por lo tanto, debemos permanecer fuertes”.
El titula de Defensa habló de la necesidad de “construir una Israel que pugna por la paz desde una posición de fuerza y autoconfianza”, e indicó que el Estado judío debe fomentar y desarrollar sus lazos con Estados Unidos, que para Israel son la principal fuente para adquirir una ventaja militar cualitativa, y apoyo político”.
Barak reconoció que existen dificultades en las conversaciones de paz con los palestinos pero dijo que “las alternativa son mucho peores”.
“Por lo tanto, un fuerte sentido de propósito y urgencia es preciso para que Israel evite caer en una pendiente resbaladiza hacia el aislamiento y la deslegitimación”, manifestó Barak.
“Nuestra mayor responsabilidad es asegurar que si se puede hacer [la paz] – se hará. Y si no se puede – quedará claro para todo el mundo que el otro lado es el responsable”, aseguró. “El tiempo está corriendo. Es momento para decisiones difíciles. Hechos, no palabras”.

Anuncios