Argentina ofreció a Irán, en negociaciones secretas “olvidar” los atentados terroristas contra la embajada de Israel y el centro comunitario judío AMIA en Buenos Aires, en 1992 y 1994 respectivamente, a cambio del mejoramiento de las relaciones entre ambos países, según revela un documento recientemente entregado por el ministro de Relaciones Exteriores de la República Islámica de Irán, Alí Akbar Salehi, al presidente Majmud Ajmadinejad.

Según la revista semanal Perfil, que difundió el informe, el ministro de Exteriores Hector Timeman está personalmente involucrado en las conversaciones. El ministerio de Exteriores de ese país sudamericano ha declinado realizar comentarios, hasta ahora.

El veterano periodista Pepe Eliashev se basó en documentos clasificados que indican que “la Argentina ya no está más interesada en resolver aquellos dos atentados, pero que en cambio prefiere mejorar sus relaciones económicas con Irán”, que en su momento alcanzaron los 1.200 millones de dólares anuales.

Según el artículo, Timerman realizó esta oferta a través del presidente de Siria, Bashar Asad, y del ministro de Exteriores, Walid Moallem, quienes actuaron como mediadores.

El titular de la cartera de Exteriores argentino se reunió con el presidente y con el canciller sirio, el 23 y 24 de enero último, en la ciudad siria de Alepo, y los detalles de la conversación fueron transmitidas al presidente iraní Mahmud Ahmedinajad.

Timeman, el primer canciller judío de la Argentina participó de la conmemoración anual del atentado en la embajada, el 17 de marzo.

“En nombre del Gobierno, deseo reiterar una vez más a los familiares de las víctimas nuestro sentimiento de solidaridad y la vocación permanente para acabar con la impunidad que tanto nos duele”, dijo Timerman en esa oportunidad al público reunido.

Timerman recordó a su audiencia que “la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, realizó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas….un nuevo llamamiento para…que se eligiese un tercer país para juzgar a los ciudadanos iraníes acusados de haber participado del atentado”.

En el atentado a la embajada de Israel, en 1992, 29 personas fueron asesinadas y 242 resultaron heridas. En el atentado al centro comunitario judío AMIA, dos años más tarde, 85 personas fueron asesinadas y 300 fueron heridas.

El portavoz de la Cancillería de Israel, Ygal Palmor, declaró a Aurora acerca de este asunto: “Todavía no tenemos confirmación de la noticia. Esperamos una reacción oficial de la Cancillería argentina. En caso de confirmarse la noticia eso sería muy grave, porque se trataría de una manifestación de infinito cinismo, además de un insulto a la memoria de los muertos en el atentado.”

Con la misma precaución se expresó Ashley Perry, portavoz del viceministro de Exteriores, Dany Ayalón, que se encuentra en Estados Unidos.

En los dos atentados, atribuidos por la justicia argentina e Israel a la organización fundamentalista islámica libanesa chií Hezbollah e Irán, murieron más de un centenar de personas.
“El canciller iraní le asegura en su informe al presidente Ajmadineyad que Argentina ya no está más interesada en resolver aquellos dos atentados, pero que en cambio prefiere mejorar sus relaciones económicas con Irán”.

Según los portavoces del Estado judío, antes de tomar ninguna decisión, Israel espera primero “conocer la postura oficial del gobierno argentino” sobre la información difundida.

Ambos atentados son vistos por Israel como obra de Irán, que está realizando notorios esfuerzos para incrementar su influencia en América Latina.

El Ministerio de Exteriores considera cancelar la visita del canciller argentino, Héctor Timerman quien tenía previsto realizar su primera visita oficial a Israel como ministro de Exteriores la semana que viene.

Anuncios