Actualidad de los países árabes

Deja un comentario

¿Qué está sucediendo realmente en el Egipto post-Mubarak?
Mientras Egipto se tambalea en una nueva era, una mirada a su complejidad ayuda a entender el probable rumbo del país. Algunas reflexiones sobre cuestiones claves:
• El espíritu de la plaza Tahrir es real y vive, pero excesivamente lejos de los pasillos del po
der. Las ideas revolucionarias -que el gobierno debería servir al pueblo y no a la inversa, que los gobernantes deberían ser elegidos por el pueblo y que las personas tienen derechos inherentes- han penetrado finalmente en una porción sustancial del país, especialmente entre los jóvenes. Pero por ahora son ideas “disidentes”, firmemente excluidas de toda función operativa.
Un tribunal militar condenó al bloguero liberal Maikel Nabil a tres años de cárcel.
• El gobierno militar continuará. Como ve, los soldados no tomaron el poder con la salida de Hosni Mubarak hace dos meses, lo hicieron en 1952. Ahí fue cuando los Oficiales Libres derrocaron a la monarquía constitucional y asumieron el cargo. Un militar de alto rango siguió a otro -de Naguib a Nasser, Sadat, Mubarak y Tantawi- en una sucesión ininterrumpida durante 59 años. Con el tiempo, el ejército amplió su dominio para incluir el ámbito económico y la producción de todo, desde televisores a aceite de oliva, y así adquirió el control sobre una porción considerable de la riqueza de Egipto. Los soldados de Egipto se han acostumbrado demasiado al poder y la buena vida como para renunciar a
estos beneficios. Ellos harán todo lo necesario para mantener el poder, ya sea purgar a Mubarak, mandar a sus hijos a la cárcel, prohibir a su antiguo partido político, cambiar la constitución o reprimir el disenso.
• El ejército no es laico. Desde los primeros Oficiales Libres, en la década de 1930, hasta la reciente reafirmación de la Sharía (ley islámica) como “la principal fuente de legislación”, los líderes militares egipcios siempre han mostrado una orientación islamista. Más concretamente,
los Oficiales Libres surgieron del ala militar de la Hermandad Musulmana y han estado compitiendo con el ala civil durante décadas. Como escribe la analista Cynthia Farahat en Middle East Quarterly, su rivalidad “debería entenderse no como una lucha entre una dictadura autocrática y secular y otra islamista en potencia, sino una lucha entre dos grupos rivales ideológicamente similares provenientes de la misma fuente”.
• La Hermandad Musulmana es menos formidable de lo que su reputación sugiere. No es una potencia. La organización padece graves problemas. En primer lugar, los islamistas exaltados la desprecian. Al-Qaida recientemente la criticó por participar de las elecciones y la ridiculizó por estar en camino a convertirse en “secular y falsamente vinculada con el islam”.
En segundo lugar, la Hermandad es débil sobre el terreno. Hesham Kassem, de la Organización por los Derechos Humanos egipcia señala que sus miembros no exceden los 100.000, lo cual -en un país de 80 millones- significa que “no es realmente un movimiento de base”,
sino una institución mimada. La auténtica competencia política debería reducir su atractivo.
Finalmente, comprender la política egipcia significa penetrar en el característico doble juego de Medio Oriente (como en la política iraquí y siria), uno que aquí juegan militares e islam
istas. Tenga en cuenta sus elementos en contra:
• Rutina de cooperación militar-islamista. Los militares, señala Farahat, han “actuado en sutil connivencia con los islamistas en contra de sus compatriotas más democráticos y las minorías religiosas; en particular, los coptos”.
Uno de muchos ejemplos: el 14 de abril, una conferencia sobre derechos humanos que criticaba a los militares por llevar a civiles ante tribunales militares fue interrumpida dos veces. Primero por un oficial militar preocupado por las “mujeres indecentes”, y después, por islamistas furiosos por la inapropiada discusión sobre los militares.
¿Quién es quién? Los papeles se han vuelto casi intercambiables. Del mismo modo, el nuevo liderazgo militar les permitió a los islamistas formar partidos políticos y liberó de la cárcel a miembros de la Hermandad. Por el contrario, Mohamed Badie, el líder de la Hermandad, elogió a las fuerzas armadas y su organización apoyó el referéndum convocado por el ejército para marzo.
La cámara baja de Egipto, la Asamblea del Pueblo, es una herramienta para combatir a la Hermandad Musulmana.
• El gobierno explota los temores de la Hermandad. Los militares se benefician con las preocupaciones, tanto nacionales como extranjeras, acerca de una toma del poder islamista. Esta perspectiva justifica no sólo su propia dominación continua, sino también excusa sus excesos. Los
militares han aprendido a jugar con los islamistas como un yo-yo. Por ejemplo, Mubarak admitió astutamente el ingreso de 88 Hermanos Musulmanes al Parlamento en 2005, lo cual simultáneamente mostraba los peligros de la democracia y volvía indispensable su tiranía. Una vez logrado esto, sólo permitió que un Hermano Musulmán entrara al Parlamento en las elecciones de 2010.
En resumen, mientras que la modernidad de la plaza Tahrir y la barbarie de la Hermandad Musulmana tienen una importancia a largo plazo, con toda probabilidad el ejército seguirá gobernando Egipto, haciendo sólo cambios cosméticos.

* Director del Foro de Medio Oriente e investigador visitante distinguido en el Instituto Hoover de la Universidad de Stanford.


El Gobierno palestino de unidad no entablará negociaciones de paz con Israel
Mahmud Zahar (en foto arriba de la bandera), un alto jefe de Hamás, quien participó en las conversaciones de reconciliación con Fatah afirmó que el gobierno palestino interino no podrá trabajar en las negociaciones de paz con Israel.
Las principales facciones rivales palestinas Fatah y Hamás llegaron a un acuerdo histórico, al anunciar la reconciliación y la formación de un gobierno interino de cara a las elecciones, tras cuatro años de enfrentamientos. Ambas partes felicitaron el acuerdo como una oportunidad para abrir un nuevo capítulo en las conflictivas relaciones entre ambos bandos.
Zahar dijo en El Cairo que el acuerdo consta de cinco puntos, entre los
que se incluye la unión de las fuerzas de seguridad y la constitución de un gobierno compuesto por personalidades nacionalistas.
“Nuestro programa no incluye negociaciones con Israel y tampoco su reconocimiento”, precisó Zahar. “El gobierno interino nacional no puede participar o apostar o trabajar en el proceso de paz con Israel”.
En Ramallah, Nabil Rudeinah, vocero del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, dijo que la reconciliación palestina no es un tema que a Israel le debe interesar. Rudeinah realizó estas declaraciones en respuesta al ultimátum del primer ministro Biniamín Netanyahu quien advirtió a la Autoridad Palestina de que “debe elegir entre la paz con Israel o la paz con Hamás”.

Siria: ¿Quién es la oposición y cuándo será el momento de la verdad?
Hay algo de un misterio en relación a Siria. En primer lugar, ¿quién es la oposición? En segundo lugar, ¿qué pasará?
Habiendo sido el primero en advertir sobre la amenaza y el poder de los fundamentalistas islámicos en Egipto, creo que me ha ganado algo de credibilidad para decir que Siria podría ser un caso diferente. Existe la posibilidad de una toma del poder por parte de los islamistas y de un conflicto étnico en Siria; pero, no se equivoquen, una serie de factores sugieren que esas cosas podrían no suceder.
En primer lugar, irónicamente, en Siria como en Túnez, la dura represión contra los islamistas radicales por parte del régimen ha debilitado a esas fuerzas. Es fácil olvidar que el Egipto de Mubarak fue un país relativamente tolerante. A los Hermanos Musulmanes se les permitió operar, difundir su propaganda, reclutar un gran número de miembros y controlar instituciones. En Siria, hubo una sangrienta represión contra los Hermanos en la década del ochenta. Los islamistas están mucho menos organizados.
Segundo, si esto bien puede parecer una paradoja, mientras que los islamistas se opusieron al régimen egipcio; en gran medida han apoyado el sirio. Mientras que la dictadura en Siria es nominalmente secular- y lo fue fuertemente en las primeras décadas-, el presidente Bashar al-Assad cortejó a los islamistas con su política exterior. Después de todo, su gobierno ha sido fuertemente anti-norteamericano (aunque una gran cantidad de funcionarios estadounidenses, periodistas y analistas no parecen darse cuenta), anti-Israel, aliado de Irán, apoyó a Hamas y a Hezbollah, y respaldó a los insurgentes terroristas en Irak .
¿Qué hay allí que a un islamista no le guste? De hecho, los Hermanos Musulmanes de Jordania declararon hace unos años que no era admisible oponerse al régimen de Assad debido a estas políticas.
En lo interno, el régimen promovió un islamismo que esperaba que apoye el status quo. Aunque algunos de estos predicadores post-Hermanos podrían desear una revolución islamista; parecen estar dudando porque sospechan de la oposición que está contra el régimen, al igual que muchas de las políticas actuales, y piensan que Assad podría ganar.
Sin duda, hay gente en las protestas que quieren luchar contra Israel y combatir a Estados Unidos. Pero si esa es su opinión, ¿por qué no apoyan la continuidad del régimen de Assad? De hecho, ¿por qué no denunciaron a los manifestantes como agentes de la CIA y del Mossad tratando de subvertir al mejor amigo de los islamistas revolucionarios en el mundo árabe? El gobierno hace esto y los islamistas pueden unirse.
En tercer lugar, Siria es un país muy diverso. Mientras que Egipto es un 90 por ciento sunita árabe; la cifra en Siria es de un 60 por ciento. Hay alauitas, cristianos, drusos, y los kurdos, también, de los cuales sólo los kurdos son sunitas y tienen un gran sentimiento nacionalista en contra del régimen.
En cuarto lugar, los árabes sunitas, el electorado para el islamismo revolucionario, también constituye una gran parte de la clase media, con orientación secular, a favor del movimiento democrático, proporcionando así un fuerte liderazgo alternativo. Tenga en cuenta que el islamismo nunca ha hecho grandes avances dentro de la comunidad musulmana sunita del Líbano. El paralelo está lejos de ser exacto, pero da una idea de esa situación.
En quinto lugar, mi sensación es que en Siria hay una fuerte clase media a favor
de la democracia y una población relativamente más urbanizadas. Después de haber vivido bajo una dictadura que utilizó al islamismo para permanecer en el poder – como en Irán, pero todo lo contrario de Egipto- la gente es más escéptica sobre esa doctrina.
No estoy sugiriendo que los islamistas no sean un factor importante y que no puedan surgir como una fuerza principal, pero en líneas generales yo apostaría a que si bien el nivel de apoyo para al islamismo en Egipto se encuentra en alrededor del 30 por ciento-y tiene una capacidad tremenda de crecimiento, el número equivalente en Siria es un 15 por ciento y está limitado naturalmente por el tamaño de su comunidad.
Nuevamente, hay una gran cantidad de islamistas y también potencial islamista en Siria. Se encuentran entre los manifestantes. Algunos discursos encendidos se han hecho bajo el lema de “Sólo queremos vivir bajo el Islam-“. El contenido puede parecer ambiguo, pero todos en Siria saben lo que eso significa. Sería un desastre para los cristianos y los alauitas, que juntos forman más de una cuarta parte de la población.
En cuanto a lo que pasará, el momento de la verdad llegará y creo que ese período ya ha comenzado. Una señal fue la erupción de serias manifestaciones en Damasco. Otra signo sería si comenzaran los conflictos inter-comunales o si hubiera alguna señal de una división real en el ejército.
Recuerde que todos los regímenes árabes tienen una prioridad de tres niveles de respuesta.
Nivel 1: Esperar que las protestas se terminen y se puede esperar a que pasen.
Nivel 2: Responder con una mezcla de represión y promesas.
Nivel 3: Acudir a la represión dura y a los asesinatos para destruir las protestas e intimidar a la gente para que no participe.
El Shah de Irán en 1978, así como Egipto y Túnez en 2011, no pasó del nivel 2 al nivel 3, ya que grandes sectores de la élite no quería hacerlo. En cambio, en Irán [actual], todo el mundo sabía que el régimen no dudaría en pasar al nivel 3.
El momento de la verdad en este punto -la transición del nivel 2 al nivel 3 aparentemente ha comenzado en Siria. Cuando esté en movimiento completo el régimen o responderá sin piedad, indiferente a la reacción internacional, o le traicionarán los nervios. Toda esa tontería de que Bashar es un reformista o sobre la existencia de una supuesta “vieja guardia-“ se desintegrará rápidamente.
(Usted se da cuenta que la gente que balbuceaba acerca de que Bashar es un liberal limitado por la “vieja guardia-“ nunca brinda nombres específicos. Eso es porque tales personas no existen. Bashar es la vieja guardia.)
¿Tiene Bashar tienen el instinto asesino como su querido padre, o es sólo un oftalmólogo cobarde? Assad significa león en árabe, y Bashar tendrán que morder y arañar o ser rápidamente percibido como un león cobarde. Y eso sería fatal.
No hay una tercera alternativa. Si él falla, las manifestaciones crecerán mucho más rápido. ¿Podría el ejército, y en especial las unidades de elite dominadas por los alauitas, intervenir y hacerse cargo? Posiblemente.
Por el momento, sin embargo, el caso para alentar y ayudar a la revolución de Siria es más fuerte que el de Libia, por lo pronto. Pero por la misma razón, sus perspectivas son más pobres que en Egipto o Túnez, precisamente porque aquellos estados fueron más moderados que el despiadado y radical régimen de Siria.

מחוזקים לעולם אברהם טל

Deja un comentario

Primos unidos por la base de datos del Holocausto

Deja un comentario

Liora Tamir, que pensó que había perdido a todos los miembros de su familia en el Holocausto o campos de concentración soviéticos, descubrió a un tío que nunca conoció gracias al proyecto de recuperación de nombres del Yad Vashem.

Desde que se convirtió una huérfana a los 12 años en Rusia, Liora Tamir pensó que estaba sola en el mundo, habiendo perdido a todos los miembros de su familia tanto en el Holocausto nazi como en los campos de prisión soviéticos.
Eso cambió debido a una reciente búsqueda de nombres en una base de datos de víctimas del Holocausto. Descubrió que sus abuelos asesinados fueron conmemorados allí por un tío que nunca conoció, que se había mudado a Israel.
La semana pasada, se unió con su hijo, su primo, en una ceremonia emotiva en el memorial del Holocausto Yad Vashem en Jerusalem.
“Mi mamá no me dijo nada sobre la familia. Yo creía que habían fallecido todos. Ahora tengo un primo y no puedo creerlo. Es surrealista”, dijo Tamir, de 65 años, poco después de abrazarse con Aryeh Shikler, de 73 años.
La hija de Tamir, Ilana, hizo posible la reunión. Por años buscó archivos que tuvieran cualquier tipo de información sobre su abuela, Yona Shapira.
Inicialmente, se enteró de que su abuela viajó de Polonia al pre estado de Israel en los años 20 y que pasaron seis años antes de que sea arrestada y deportada por Gran Bretaña debido a sus actividades comunistas. Estas luego la llevaron al pueblo Gulag de Vorkuta, donde nació Liora.
Luego, los documentos de la KGB obtenidos revelaron los nombres de los padres de Shapira. Finalmente, buscó la Central de Base de Datos de Nombres de Víctimas de la Shoá del Yad Vashem y encontró una página de un testimonio que estaba bajo sus nombres de 1956 escrito por un Simcha Shikler, el padre de Aryeh.
“Definitivamente se siente como que develé un misterio y ahora tenemos una mejor imagen de nuestra familia. Siento que le di un regalo a mi madre, le di una familia. Teníamos un agujero en nuestros corazones, y no teníamos una familia o relaciones de sangre con nadie, y de repente nació una familia”, dijo Ilana Tamir, de 33 años.
Cynthia Wroclawski, manager del proyecto de recuperación de nombres del Yad Vashem, llamó a la base de datos “el repositorio del pueblo judío” que permite a gente como Tamir encontrar cualquier información crucial sobre las historias de sus propias familias.
“Creo que todos en algún punto de sus vidas se interesan sobre de dónde vinieron para ver a dónde están yendo, y la historia de Liora Tamir es una de esas”, dijo.

Encuesta: Más de la mitad de los egipcios quiere cancelar el tratado de paz con Israel

Deja un comentario

Más de la mitad de los egipcios querría ver anulado el tratado de paz con Israel, según una encuesta realizada en por el Centro de Investigación Pew, de Estados Unidos.
De acuerdo con la encuesta, solamente el 36 por ciento de los egipcios está a favor de mantener el tratado firmado en 1979, en comparación con el 54 por ciento que le gustaría verlo hecho trizas.
La encuesta destaca la profunda antipatía que goza el pacto rubricado hace más de treinta años, y que fuera escrupulosamente respetado por el ex presidente Hosni Mubarak, derrocado el 11 de febrero último.
La encuesta se basó en entrevistas realizadas a mil egipcios a través del país y fue llevada a cabo entre el 24 de marzo y el 7 de abril, con un error estimado del 4 por ciento.
Las opiniones de los encuestados varían en relación con los ingresos. El 60 por ciento de los egipcios de bajos ingresos apoyan la anulación del tratado, mientras que al 45 por ciento de las capas de altos ingresos les gustaría ver el acuerdo con el Estado judío revocado.
El 40 por ciento de los egipcios con educación académica consideran que el tratado de Camp David debería hacerse añicos.
Los Hermanos Musulmanes y el movimiento secular 6 de abril –dos grupos involucrados en la revuelta popular- tienen el porcentaje más alto de aprobación, cerca del 70 por ciento de los egipcios los ven desde una perspectiva muy favorable o favorable.
La gente aprueba considerablemente al Ejército, que obligó a Mubarak a renunciar, y controla actualmente el país.
Entre los nombres que han adelantado su probable candidatura para las próximas elecciones de noviembre, el ex presidente de la Liga Árabe, es el más popular, con un nivel de aprobación del 89 por ciento, el ex candidato presidencial Ayman Nur cuenta con el 70 por ciento y el Premio Nóbel Mohamed el Baradei con el 57 por ciento.
Estados Unidos sigue atrayendo bajos niveles de aprobación, en tanto que solo el 17 por ciento de los egipcios lo ve desde una perspectiva favorable. Sólo el 15 por ciento de los egipcios cree que su país debería tener relaciones más cercanas con Washington; mientras que el 43 por ciento piensa que ambos países deberían distanciarse.

Siria: La represión causó 400 muertos, según grupo de derechos humanos

Deja un comentario

Las fuerzas de seguridad sirias han asesinado a al menos 400 civiles en su intento de aplastar las protestas democráticas, que irrumpieron desde hace un mes, dijo la organización de derechos humanos siria Sawasiah.

El grupo, fundado por el abogado de derechos humanos encarcelado Mohannad al-Hassani, dijo que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debe reunirse para iniciar acciones contra los funcionarios sirios en la Corte Penal Internacional y “someter al aparato de seguridad”.

“Este comportamiento salvaje, que tiene por objeto mantener a la camarilla gobernante en el poder a costa de un creciente número de vidas de civiles, exige una acción inmediata internacional más allá de las condenas”, dijo Sawasiah en un comunicado. “Los asesinos
del régimen sirio deben rendir cuentas. Los ríos de sangre derramada por este régimen opresivo en los últimos cuatro años son suficientes”, reza la nota.

Sawasiah incluye entre sus miembros principales al profesor sirio de filosofía Sadeq Jalal al-Azem, cuyo libro “La autocrítica tras la derrota” (Self-criticism After the Defeat ) contribuyó a sentar las bases para un renacimiento del pensamiento político árabe después de la victoria de Israel en la guerra de los Seis Días en 1967.

Mientras tanto, los organismos de derechos humanos y un número creciente de países están trabajando para impedir que Siria sea elegida en la dirección del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el 20 de mayo en la Asamblea General.

Día de acción por la tolerancia y el respeto entre los pueblos, en conmemoración del Genocidio Armenio

Deja un comentario

El 24 de abril se conmemora el Genocidio Armenio, en el que murieron aproximadamente un millón y medio de personas. Te acercamos un material elaborado por el Programa Educación y Memoria, de la Subsecretaría de Equidad y Calidad Educativa del Ministerio de Educación de la Nación.

La fecha evoca el intento por parte del Imperio Otomano de exterminar al pueblo armenio. En la noche del 23 de abril de 1915, y durante toda la madrugada del día 24, cientos de intelectuales, religiosos, profesionales y ciudadanos de ese origen fueron despojados de sus hogares y deportados, para ser posteriormente asesinados. El 24 de abril resume simbólicamente todos aquellos crímenes de lesa humanidad, que los turcos-otomanos cometieron en perjuicio del pueblo armenio con anterioridad a esa fecha.

La lucha contra las políticas de negación y olvido por parte de los sobrevivientes y los familiares de las víctimas armenias, ha sido clave para que hoy podamos ejercer nuestro recuerdo activo. Pese a la magnitud de estos crímenes, sólo una veintena de países han reconocido, mediante una resolución de carácter formal, la perpetración del genocidio armenio. Argentina es uno de ellos. .
El recuerdo del Genocidio Armenio nos interpela en tiempo presente sobre las consecuencias que pueden generar la intolerancia y el racismo y nos invita a reflexionar sobre el significado del respeto entre los pueblos y las personas. Asimismo, nos permite pensar en otras situaciones de violencia extrema que han atravesado la historia de la humanidad, la actualidad muestra que la intolerancia persiste como una amenaza para las sociedades democráticas.

Reseña histórica
La política hostil del Imperio Otomano hacia los armenios era anterior al estallido de la Primera Guerra Mundial. Los antecedentes remiten a la segunda mitad del siglo XIX. Tras la celebración del Tratado de San Stefano (1878), el Imperio Otomano, derrotado por Rusia, se vio obligado a aceptar la independencia de Rumania, Serbia y Montenegro, además de la semi-independencia de Bulgaria. En ese marco, intentó evitar la creación de un Estado armenio independiente, que consideraba previsiblemente favorable a Rusia, en el este de Anatolia y hasta el Cáucaso, territorios poblados desde hacía siglos por los armenios aunque sometidos al Imperio Otomano. De religión predominantemente cristiana, existen evidencias de la presencia armenia en Anatolia desde el siglo VI A.C.
El recrudecimiento de la política persecutoria del Imperio Otomano enfrentó una creciente resistencia por parte de movimientos populares armenios que se organizaban en torno a reclamo de reformas, el respeto de algunos derechos y garantías que no eran respetadas por parte del Sultán. Algunos inclusive buscaban lograr una cierta autonomía regional y aún el derecho a portar armas. La respuesta fueron una serie de persecuciones y matanzas que preanunciarían el exterminio perpetrado durante el siglo XX. Así, entre 1894 y 1897 se produjeron las llamadas “Masacres Hamidianas”, llamadas así por el nombre del sultán otomano bajo cuyo mandato se perpetraron, Abdul Hamid II. De acuerdo a diversas investigaciones, se considera que el número de víctimas armenias en las matanzas hamidianas se encuentra entre las 200.000 y 300.000 personas. Hasta ese momento, los súbditos armenios del Imperio Otomano gozaban de una relativa libertad religiosa y cultural, aunque eran súbditos de clase inferior.
El crescendo de la violencia y las persecuciones contra los armenios encontró un salto cualititativo a partir del estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). El Imperio Otomano ingresó en la contienda el 29 de octubre de 1914, atacando a las fuerzas rusas que rodeaban la ciudad de Kars, en lo que entonces era territorio ruso. A comienzos de 1915, los turcos fueron derrotados en la batalla de Sarikamis, y las fuerzas rusas contraatacaron, internándose en territorio turco, en una zona en la que ya se habían producido fricciones interétnicas entre armenios y musulmanes. Numerosos armenios colaboraron con las tropas rusas con la intención de atacar el frente oriental otomano y el sureste de Anatolia. En su disputa con los turcos, la política rusa indujo a muchos a pensar que apoyaría el establecimiento de un Estado armenio independiente. Por otra parte, un desembarco aliado en los Dardanelos extendió la amenaza sobre los turcos, que buscaron un chivo expiatorio y lo encontraron en los armenios.
Al acercarse el ejército ruso, el 20 de abril de 1915 se produjo una revuelta armenia contra los turcos en la ciudad de Van, a orillas del lago homónimo. Muchos armenios buscaban enfrentar la política genocida de los turcos y la ciudad fue sitiada. Cuatro días después del estallido de la revuelta de Van, el 24 de abril de 1915, el gobierno de los Jóvenes Turcos consideró que afrontaba una sublevación dentro de los límites de su imperio, semejante a las que había enfrentado anteriormente en Grecia, Serbia y Bulgaria (y que habían culminado con la pérdida de dichos territorios). En consecuencia, decidió proceder con dureza y propinar a los armenios un castigo ejemplar. Las autoridades turcas decidieron deportar a sectores importantes de la población armenia hacia el sureste de Anatolia. Según los testimonios, ese mismo día fueron arrestados 250 intelectuales armenios, la mayoría de los cuales fueron ejecutados de inmediato. Poco después –a partir del 11 de junio de 1915– se establecieron órdenes para la deportación de cientos de miles –tal vez más de un millón– de armenios de todas las regiones de Anatolia (excepto zonas de la costa oeste) a la Mesopotamia y el territorio de la actual Siria.
Tras el apresamiento de la mayoría de los hombres y los arrestos de numerosos intelectuales, tuvieron lugar masacres generalizadas a lo largo de todo el Imperio. En Van, el gobernador Djevded Bey ordenó a tropas irregulares cometer crímenes para forzar a los armenios a rebelarse y justificar así el cerco de la ciudad por el ejército otomano. Con la excusa de la resistencia armenia en Van, la política de exterminio y deportaciones se generalizó, acusando a los armenios de sabotaje y terrorismo.
Los nacionalistas en el poder del Imperio Otomano, conocidos como los Jóvenes Turcos (que habían tomado el poder en 1908), impulsaron una política de exterminio de las comunidades armenias, a quienes veían como culpables de la inestabilidad del Imperio Otomano. La raíz de esta política se sostenía, ideológicamente, en la noción de homogeneidad religiosa e idiomática como una forma de fortalecer a la nación. El camino hasta la matanza había sido gradual. Producto de esta extendida concepción conspirativa, las autoridades turcas ordenaron que todos los reclutas armenios del ejército turco fuesen desarmados, desmovilizados y enviados a campos de trabajo. La mayoría de ellos fueron ejecutados. Mientras tanto, como señalamos, intelectuales, periodistas, poblaciones enteras comenzaban a ser desplazadas y asesinadas. A las mujeres y los niños especialmente, se los sometió a vejaciones y agotadoras marchas que los exterminaron.
Se calcula que existieron unos 26 campos de concentración para confinar a la población armenia (Dayr az-Zawr, Ra’s al-‘Ain, Bonzanti, Mamoura, Intili, İslahiye, Radjo, Katma, Karlik, Azaz, Akhterim, Mounboudji, Bab, Tefridje, Lale, Meskene, Sebil, Dipsi, Abouharar, Hamam, Sebka, Marat, Souvar, Hama, Homs y Kahdem), situados cerca de las fronteras con Siria e Iraq. Según fuentes armenias algunos de ellos pudieron haber sido únicamente lugares de emplazamiento de fosas comunes y otros lugares de confinamiento donde morían de epidemias e inanición.

Policía palestino asesina a un israelí y hiere a otros 5 en Nablus

Deja un comentario

Un policía palestino asesinó a un israelí e hirió a otros 5 en Nablus, tras dispararle al auto en el que viajaban a la salida de la ciudad, tras haber rezado en la Tumba de José (foto), situada en la bíblica Shjem.
Al parecer, un grupo de 15 jasidim (ortodoxos) de Breslav llegaron al lugar de madrugada, sin la debida coordinación previa con la Fuerza de Defensa de Israel, y por ello carecían de custodia.
La delegación viajaba en tres vehículos, que se encontraron con una lluvia de disparos desde un jeep palestino, en un puesto de control sorpresivo.
Dos de los tres autos fueron alcanzados por la balacera, incluso después de dar la vuelta en un intento por escapar del ataque.
Los religiosos lograron llegar hasta la base de la Brigada del Distrito de Samaria y al asentamiento Har Brajá, que están cerca, y recibir atención médica de emergencia.
Allí se confirmó la muerte de un hombre de 30 años, mientras que un joven de 20, herido de gravedad en el abdomen, fue trasladado en helicóptero al hospital Bellinson de Petah Tikva, donde fue operado.
En tanto, un adolescente de 17 años fue evacuado en estado moderado por un equipo del Magen David Adom Yarkón, con una herida en el hombro.
Otro joven fue derivado para recibir atención médica, y otros dos fueron tratados allí mismo, ya que presentaban lesiones leves.
Por su parte, Guershon Mesika, titular del Consejo Regional de Samaria, declaró a la radio del Ejército, Galei Tzahal, que los jasidim de Breslav intentan entrar a la Tumba de José casi todos los meses y la Policía palestina lo sabe, así que no tenían motivo para dispararles.

Older Entries