La justicia argentina investiga si ingresó a Brasil el ex agregado de la embajada de Irán Mohsen Rabbani, uno de los sospechosos por el ataque terrorista de 1994 contra la sede en Buenos Aires del centro comunitario judío AMIA, en el que fueron asesinadas 85 personas, informaron fuentes judiciales.

“(Rabbani) habría ingresado con documentación falsa. De confirmarse esta información, sería muy grave”, aseguró el fiscal que investiga el atentado, Alberto Nisman.
Mohsen Rabbani es uno de los iraníes requeridos por la Justicia argentina por la voladura de la AMIA, perpetrada el 18 de julio de 1994 y cuya autoría material es atribuida al grupo terrorista libanés Hezbollah.
“Es un personaje peligroso y con actuación comprobada” en el ataque terrorista, manifestó Nisman, quien no descartó elevar un pedido a Interpol para que concrete la detención del ex agregado iraní.
También figuran como sospechosos el ex presidente iraní Alí Akbar Rafsanjani, el viceministro de Relaciones Exteriores para Asuntos Africanos de Irán, Hadi Soleimanpour, los ex ministros de Relaciones Exteriores Alí Akbar
Velayati y de Información Alí Fallahijan, el ex comandante de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezai.
Así como, el ex líder de las fuerzas QUDS Ahmad Vahidi (actual ministro de Defensa) y el ex funcionario diplomático Ahmad Reza Ashgari.
El ataque contra la AMIA sucedió a otro atentado que destruyó la embajada de Israel en Buenos Aires el 17 de marzo de 1992 y provocó la muerte de 29 personas.
La revista brasileña Veja indicó este fin de semana que miembros de los grupos extremistas islámicos Al Qaeda, Hezbollah y Hamás operan clandestinamente en Brasil, donde, puntualizó, se esconden, recaudan dinero, reclutan militantes y planean ataques.
El semanario, que citó informes de la Policía Federal brasileña y del Gobierno de Estados Unidos, señaló que por lo menos veinte miembros de alto rango de las tres redes operan en la llamada Triple Frontera que comparten Brasil, Paraguay y Argentina.
“No es la primera vez que se habla de Brasil como un núcleo de adoctrinamiento de esta gente. Y la situación de permeabilidad en las fronteras también contribuye”, opinó Nisman.
EFE y Aurora
Anuncios