El primer ministro Biniamín Netanyahu expresó la preocupación de que, a tres meses de la revolución egipcia, la nueva política de El Cairo sea deliberadamente agresiva con Israel.
“Estoy muy preocupado de algunas voces que se están escuchando recientemente en Egipto”, dijo Netanyahu a embajadores de la Unión Europea en Jerusalén.
“Particularmente estoy preocupado con las declaraciones recientes del ministro de Exteriores” egipcio, señaló el titular del Gobierno.
Netanyahu se hizo eco de las opiniones de altos funcionarios del Ministerio de Exteriores tras las declaraciones altos oficiales de la cancillería egipcia y las manifestaciones, que congregaron a miles de personas, contra Israel frente a la embajada en El Cairo y el consulado en Alejandría.
Altos funcionarios del Ministerio de Exteriores egipcio se refirieron hace dos semana a Israel como el “enemigo”. El ministro de Economía egipcio Samir Radwan, dijo en relación a la posibilidad de inversiones israelíes en ese país que, Egipto no necesita inversiones del “enemigo”.
Las declaraciones enfurecieron a Israel, especialmente frente al pedido, en los meses recientes de inversiones o asistencia por parte del Congreso de los Estados Unidos.
Un ministro del mini-gabinete del Gobierno, denominado foro de los siete, expresó que teme que a medida que se acerquen las elecciones de septiembre en Egipto, los candidatos aumentarán sus declaraciones anti-israelíes para ganar el apoyo del público.
Anuncios