Un policía palestino asesinó a un israelí e hirió a otros 5 en Nablus, tras dispararle al auto en el que viajaban a la salida de la ciudad, tras haber rezado en la Tumba de José (foto), situada en la bíblica Shjem.
Al parecer, un grupo de 15 jasidim (ortodoxos) de Breslav llegaron al lugar de madrugada, sin la debida coordinación previa con la Fuerza de Defensa de Israel, y por ello carecían de custodia.
La delegación viajaba en tres vehículos, que se encontraron con una lluvia de disparos desde un jeep palestino, en un puesto de control sorpresivo.
Dos de los tres autos fueron alcanzados por la balacera, incluso después de dar la vuelta en un intento por escapar del ataque.
Los religiosos lograron llegar hasta la base de la Brigada del Distrito de Samaria y al asentamiento Har Brajá, que están cerca, y recibir atención médica de emergencia.
Allí se confirmó la muerte de un hombre de 30 años, mientras que un joven de 20, herido de gravedad en el abdomen, fue trasladado en helicóptero al hospital Bellinson de Petah Tikva, donde fue operado.
En tanto, un adolescente de 17 años fue evacuado en estado moderado por un equipo del Magen David Adom Yarkón, con una herida en el hombro.
Otro joven fue derivado para recibir atención médica, y otros dos fueron tratados allí mismo, ya que presentaban lesiones leves.
Por su parte, Guershon Mesika, titular del Consejo Regional de Samaria, declaró a la radio del Ejército, Galei Tzahal, que los jasidim de Breslav intentan entrar a la Tumba de José casi todos los meses y la Policía palestina lo sabe, así que no tenían motivo para dispararles.
Anuncios