Más de la mitad de los egipcios querría ver anulado el tratado de paz con Israel, según una encuesta realizada en por el Centro de Investigación Pew, de Estados Unidos.
De acuerdo con la encuesta, solamente el 36 por ciento de los egipcios está a favor de mantener el tratado firmado en 1979, en comparación con el 54 por ciento que le gustaría verlo hecho trizas.
La encuesta destaca la profunda antipatía que goza el pacto rubricado hace más de treinta años, y que fuera escrupulosamente respetado por el ex presidente Hosni Mubarak, derrocado el 11 de febrero último.
La encuesta se basó en entrevistas realizadas a mil egipcios a través del país y fue llevada a cabo entre el 24 de marzo y el 7 de abril, con un error estimado del 4 por ciento.
Las opiniones de los encuestados varían en relación con los ingresos. El 60 por ciento de los egipcios de bajos ingresos apoyan la anulación del tratado, mientras que al 45 por ciento de las capas de altos ingresos les gustaría ver el acuerdo con el Estado judío revocado.
El 40 por ciento de los egipcios con educación académica consideran que el tratado de Camp David debería hacerse añicos.
Los Hermanos Musulmanes y el movimiento secular 6 de abril –dos grupos involucrados en la revuelta popular- tienen el porcentaje más alto de aprobación, cerca del 70 por ciento de los egipcios los ven desde una perspectiva muy favorable o favorable.
La gente aprueba considerablemente al Ejército, que obligó a Mubarak a renunciar, y controla actualmente el país.
Entre los nombres que han adelantado su probable candidatura para las próximas elecciones de noviembre, el ex presidente de la Liga Árabe, es el más popular, con un nivel de aprobación del 89 por ciento, el ex candidato presidencial Ayman Nur cuenta con el 70 por ciento y el Premio Nóbel Mohamed el Baradei con el 57 por ciento.
Estados Unidos sigue atrayendo bajos niveles de aprobación, en tanto que solo el 17 por ciento de los egipcios lo ve desde una perspectiva favorable. Sólo el 15 por ciento de los egipcios cree que su país debería tener relaciones más cercanas con Washington; mientras que el 43 por ciento piensa que ambos países deberían distanciarse.
Anuncios