El cuerpo de Osama bin Laden ha sido lanzado al mar de acuerdo con la ley y tradición islámicas después de que muriera en Pakistán a causa de un ataque de fuerzas estadounidenses, dijeron a la cadena de televisión local NBC fuentes oficiales estadounidenses.
NUEVA YORK. Las prácticas islámicas requieren que el cadáver se entierre en las 24 horas posteriores a su fallecimiento y, según apuntaron también fuentes oficiales al canal ABC, la decisión se tomó debido a que encontrar un país dispuesto a sepultar al terrorista más buscado del mundo parecía una misión demasiado complicada.
“Los estadounidenses tomaron el cuerpo de Bin Laden en custodia después del tiroteo, lo llevaron de vuelta a Afganistán en helicóptero y confirmaron su identidad. Un funcionario de EEUU dijo que fue enterrado en el mar a las 02.00 AM (06.00 GMT), hora de Washington DC, de conformidad con la práctica islámica”, aseguró ABC.
Otros medios estadounidenses como el diario The New York Times también afirmaron hoy que el cuerpo de Bin Laden ha sido “enterrado en el mar”, sin ofrecer más detalles, al tiempo que CNN, citando a un cargo público de la Administración de los EEUU, explicó que el cadáver del líder de Al Qaeda fue sepultado “según la tradición islámica”.
“Un alto funcionario de seguridad nacional añadió que se tenían varias confirmaciones de que el cadáver era el de Bin Laden, incluidas imágenes del cuerpo y la cara”, añadía CNN, aunque el oficial no explicó si se realizaron pruebas de ADN.
En una alocución desde la Casa Blanca en torno a las 23.30 horas locales (03.30 GMT del lunes), el presidente de EEUU, Barack Obama, informó de que Bin Laden murió en Pakistán en un ataque conducido por “un pequeño grupo” estadounidense, en el que, tras un intercambio de fuego, se hizo con el cuerpo del terrorista.
En la operación, que apenas duró 40 minutos desde la llegada de los estadounidenses al lugar hasta su partida, murieron cinco personas, incluido Bin Laden: cuatro hombres y una mujer, según fuentes de la Administración de EEUU.
Fuentes del Congreso informadas por la Casa Blanca y citadas por los medios estadounidenses indicaron que Bin Laden murió de un disparo en la cabeza mientras se resistía con armas a su captura.
Después de que Obama anunciara esta noche la muerte de Bin Laden y asegurara que “se ha hecho justicia”, se conoció que EEUU no compartió los datos sobre el paradero del líder de Al Qaeda con ningún otro país, ni siquiera con Pakistán, por cuestiones de seguridad.
Anuncios