El Ministerio del Interior anunció que reconocerá a la mayoría de las conversiones ortodoxas llevadas a cabo en países extranjeros cuando considere las inmigraciones basadas en la Ley de Retorno, sin consultar al Jefe del Rabinato.

El Ministerio del Interior anunció este martes que la mayoría de las conversiones ortodoxas llevadas a cabo en el exterior serán reconocidas por el gobierno cuando se considere la inmigración basada en la Ley de Retorno sin el requerimiento de la aprobación del Jefe de Rabinato.
Algunos rabinos ortodoxos se han quejado de que el Jefe de Rabinato se rehúsa a reconocer sus conversiones. ITIM (por sus siglas en inglés), el Centro de Información de Vida Judía, archivó una petición con la Alta Corte de Justicia sobre el tema el mes pasado.
Hace aproximadamente tres meses, el Comité de Inmigración, Absorción y Diáspora de la Knesset (parlamento israelí) mantuvo una discusión sobre el tema durante la cual el jefe sefaradí rabino Shlomo Amar dijo que había armado una comisión para revisar las conversiones norteamericanas.
El martes, el Ministerio de Población Interior, Inmigración y Autoridad de Fronteras anunció que había aceptado la conclusión del comité de que en solo unos pocos casos donde hay dudas sobre el rabino conversor el Jefe de Rabinato será llamado para que aconseje al ministerio.
El ministerio dijo que en la mayoría de los casos la Agencia Judía decidirá si el rabino conversor de la comunidad es en realidad ortodoxo además de entre representación legal de la conversión en Israel.
El director del instituto ITIM, el rabino Shaul Farber aceptó la decisión, pero agregó: “El hecho de que no haya un criterio claro para lo que es una comunidad reconocida por Israel, y no autoridad clara que decida sobre conversiones en el extranjero es cuestionable y permite que el Jefe del Rabinato rechace a algunas de las comunidades ortodoxas”.

Anuncios