El piquetero Luis D’Elía, acusado de realizar manifestaciones antisemitas, se presentó hoy en el expediente de la causa AMIA para “colaborar con el esclarecimiento” del caso, denunció por “negligencia e impericia” a los instructores y reclamó investigar a los propios israelíes por ese ataque y el de la embajada judía.
D’Elía aseveró que “durante muchos años ha existido la creencia dogmática de que no sería posible un atentado de judíos contra judíos”, pero reclamó investigar esa pista en pos del esclarecimiento del caso para “llevar paz” a las víctimas de la masacre.
“Comprendo la incredulidad y espanto que provoca la idea de un atentado por parte de israelitas a las comunidades argentinas, pero esa incredulidad no debe cegar el entendimiento de los hombres de buena fe que -no dudo- integran la dirigencia de la Comunidad Judía Argentina”, disparó en el escrito presentado.
En su presentación alude a la “manipulación de testigos” y a la falta de pruebas sobre los “coches-bomba” que -según se estableció judicialmente- sirvieron para volar el edificio de la Embajada de Israel, en Arroyo y Suipacha, el 17 de marzo de 1992, donde murieron al menos 23 personas, y la sede de Pasteur 633 el 18 de julio de 1994 donde perecieron 85 personas.
Por las dudas, el piquetero se atajó de las críticas que recibirá: “Entiendo, y soporto estoicamente, los embates contra mí persona por ‘atreverme’ a plantear lo que a la luz de la razón resulta ineludible de investigar para llegar a la verdad”.
Desde hace varios años el ex secretario de Tierras y Hábitat kirchnerista manifiesta su posición pro-iraní en los conflictos con Israel y ha sido criticado por la comunidad judía por sus “expresiones antisemitas” y “profundamente discriminatorias”.
Pero la semana pasada, la DAIA, brazo político de la comunidad judía, denunció penalmente a D’Elía luego de que vinculó al ex apoderado Sergio Schoklender con el Mossad, servicio de inteligencia israelí, en el marco del conflicto desatado en la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo.
Hoy D’Elía decidió contraatacar en la Justicia, pero directamente en la causa por el ataque a la AMIA: se presentó como ‘amicus curiae’ o ‘amicus veritatis’ (figura que permite acceder a la causa y sugerir medidas) y fustigó duramente a los instructores, el titular de la Unidad Fiscal de AMIA Alberto Nisman y el juez federal Rodolfo Canicoba Corral.
“Es por todos sabido que no me puedo callar cuando detecto una injusticia”, dijo D’Elía, y añadió: “Honestamente creo que los fiscales y el juez deberían -al menos por vergüenza- pensar en dedicarse a otra cosa”.
Según su versión, “existió y existe aún hoy una fabulosa negligencia e impericia de quienes tuvieron y tienen a su cargo la investigación, además del sempiterno encubrimiento exhibido desde todos los sectores de poder”, pero se necesita “de una vez y para siempre” avanzar sobre la “hipótesis jamás investigada”.
“En honor a la verdad exijo se encause, por la memoria y eterno descanso de los que fallecieron, por la paz de quienes perdieron un ser querido y por la dignidad de los que sobrevivieron a tan atroces calamidades”, clamó en su escrito.
En su presentación D’Elía descalificó la labor de Nisman con innumerables adjetivos: entre otras cosas, habló del dictamen como “farragoso libelo”, “abultado panfleto” con “torpes argucias”, “delirante visión” y “adefesio pseudojurídico”.
Repasó la reunión en Irán en la que se habría “concebido el diabólico plan de volar la sede de la AMIA” y afirmó que el ex agregado cultural iraní Moshen Rabbani “soporta la más descarada ignominia” al atribuirle ser “el cerebro local del atentado”, sin considerarse que ya se había hecho sobre él y otros conciudadanos “una meticulosa inteligencia que se extendió por lo menos desde poco después del atentado a la Embajada hasta 1998”.
“Lo significativo y sospechoso -dijo- es que toda la profusa información resultante de esas ‘inteligencias’ fue hecha desaparecer. ¿Cómo explica esto el Fiscal Nisman? ¿Investigó esa anormalidad flagrante que se conoció recién finalizando el juicio oral por denuncia de (el ex policía Juan José) Ribelli?”.
Para D’Elía, “la hipótesis más razonable ante esto es que toda esa información clave fue hecha desaparecer porque probaba justamente la ajenidad de Irán, al no encontrárseles nada que los involucrara”.
Y concluyó que “si Irán hubiera planeado un atentado terrorista indiscriminado en otro país, el último país del mundo que hubiera elegido como blanco hubiera sido la Argentina. Pero Nisman pretende que haya sido el único y dos veces”.
D’Elía también disparó por causa del ataque a la embajada, que llevó adelante la Corte Suprema de Justicia, y se quejó porque “durante muchos años ha existido la creencia dogmática de que no sería posible un atentado de judíos contra judíos”.
Incluso, D’Elía citó a Alfredo Bisordi, hoy abogado del ex policía condenado Luis Patti y ex juez de la Cámara de Casación Penal, que se enemistó públicamente con el ex presidente Néstor Kirchner por demoras en causas de delitos de lesa humanidad
Anuncios