El incidente se llevó a cabo en la Península del Sinaí cerca del Canal de Suez, en una serie de ataques a la tubería, una principal fuente de gas del Estado Judío. Fue el tercer ataque de este tipo que ocurre desde principios de febrero.

Saboteadores explotaron las líneas que llevan gas de Egipto a Israel y Jordania hoy, lo que forzó a cerrar el flujo, según dijeron fuentes de seguridad.
El ataque se llevó a cabo esta mañana en una estación en la tubería el noreste de la Península del Sinaí en Bir Abd, 60 kilómetros al este del Canal de Suez, dijeron las fuentes.
Fue el tercer ataque desde principios de febrero sobre la línea que lleva gas natural al Estado Judío y Jordania, plantas locales de cemento y estaciones de electricidad.
Una fuente de seguridad dijo que hombres con pistolas automáticas en un pequeño camión forzaron a los guardias de la estación a retirarse y luego plantaron los explosivos. “No tenemos suficiente información hasta ahora, pero en principio la explosión pasó del mismo modo que las dos veces anteriores”, dijo otra fuente de seguridad a la agencia de noticias Reuters.
La empresa de gas natural que tiene la tubería la cerró luego de la explosión, dijo la fuente.
Testigos dijeron que el ruido del ataque se escuchó en el desierto y asustaron a los residentes cercanos. También agregaron que se podían ver lenguas de fuego en la estación.
Las explosiones previas del 27 de abril y el 5 de febrero cerraron las líneas por semanas, y otro intento de clausurarlas falló en marzo.
En abril, hombres enmascarados explotaron la terminal de gas natural al-Sabil cerca de la frontera de Egipto con Israel, enviando llamas disparadas al aire en las primeras horas de la mañana y forzando a cortar la exportación de gas a Israel y Jordania.
El mes anterior, otro ataque golpeó a la misma terminal, que está solo a 50 kilómetros de la frontera con Israel. Los hombres pusieron explosivos ahí, pero no detonaron.
En febrero, beduinos de una tribu del área explotaron una sección de las tuberías, lo que paró las exportaciones a Israel y Jordania por un mes. También intentaron sabotear las líneas en julio del año pasado.
El gasoducto es administrado por Gasco, la compañía de transporte de gas que es subsidiaria de la compañía de gas nacional EGAS.
El acuerdo de gas de Egipto con Israel ha sido sujeto de mucha controversia en el país árabe y ha elevado protestas por años.
Más recientemente, el depuesto presidente Hosni Mubarak y funcionarios de su régimen habían sido llevados a juicio por acusaciones de corrupción que involucraría ventas de gas a Israel. Los funcionarios están acusados de vender gas a Israel y a países de Europa a precios por debajo del mercado, y además engañar a Egipto con billones en pérdidas de ingresos.

Anuncios