El vertido de un millón de litros de nafta para aviones ha causado el mayor desastre ecológico sufrido por una reserva natural en Israel.

El Ministerio de Protección del Medio Ambiente ha ordenado a la empresa Eilat-Ashkelon Pipeline que suspenda hasta nueva orden los trabajos de reparación y mantenimiento de la tubería, cuyo escape ha provocado daños irreparables en la reserva natural de Nahal Zin, en el desierto del Neguev (sur del país).

El vertido ha alcanzado en algunas zonas una profundidad de cinco metros, según Medio Ambiente y la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel, que consideran necesario extraer decenas
de miles de metros cúbicos de tierra contaminada en la zona.

El director de la Autoridad de Parques Naturales, Eli Amitai, aseguró que se trata de “un accidente muy serio” y que su organización está haciendo lo necesario “para minimizar los daños”.

Equipos profesionales se desplazaron a la zona, que ha sido cerrada al público.

El director de la sección sur de la Autoridad de Parques, Raviv Shapira, precisó que el vertido ha alcanzado el valle, creando “daños ecológicos importantes a la reserva natural”.

Medio Ambiente ha ordenado a la empresa a cargo de la tubería que diseñe un plan de emergencia que deberá ser sometido a la aprobación de las autoridades regionales. EFE

Anuncios