Varios cócteles molotov fueron lanzados contra una sinagoga en Moscú durante la noche del martes. Afortunadamente no se reportaron heridos por el ataque. Hasta el momento, un portavoz en nombre de la policía local afirmó que fue un acto de vandalismo.

Sin embargo, otra fuente policial refutó la teoría anterior y dijo que el ataque fue en represalia por el castigo impuesto a un grupo de neo-nazis condenados por el asesinato de 27 jóvenes en el período 2007-2008.
Las distintas versiones no tardaron en hacerse presentes ya que, otro oficial aseguró que no había fuego en la sinagoga Darchei Shalomen, ubicada al noreste de Moscú.
A su vez, en el día de la fecha también hubo otro incidente de la mism índole reportado en Manhattan, donde se produjo un incendio en la sinagoga de la Congregación Kehilath Jesurún en el Upper East Side. Al igual que en Darchei Shalomen, afortunadamente tampoco se reportaron heridos, pero si se registraron severos daños en el edificio. La causa del incendio aún no se ha determinado.
Las sospechas de los oficiales se que e ataque realizado a la sinagoga de Moscú fue causado por un grupo de neo-nazis se debe a que, recientemente, un tribunal local condenó a siete neo-nazis a cumplir una condena de prisión de 10 a 23 años, tras un juicio de 18 meses.
A su vez, otras cinco personas fueron condenadas a cadena perpetua. Los condenados fueron acusados por asesinatos múltiples, uno de los cuales fue grabado en video en el que se mostraba la decapitación de sus víctimas.
Los demandados afirmaron que fueron presionados a cometer los actos de extrema violencia.
El tribunal determinó que el líder de la banda, Lev Molotkov, representaba una “amenaza feroz hacia la sociedad rusa”
Anuncios