Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) se preparan para una posible intervención militar si en septiembre, cuando se tratará el pedido de la Autoridad Palestina para ser reconocido como miembro de la ONU, cientos de palestinos de Siria tratan de entrar en el territorio israelí por la frontera de los Altos del Golán.

La actual tensión en Siria, con protestas populares que el Ejército reprime con violencia desde hace cinco meses, podrían llevar al presidente sirio, Bashar Assad a buscar un enfrentamiento fronterizo para distraer la atención interna y las críticas internacionales a su gestión de las revueltas.

El Ejército israelí también se entrena estos días para la posibilidad de que en septiembre haya protestas callejeras multitudinarias en Cisjordania y Jerusalem Este.

Los militares israelíes se preparan para utilizar, sobre todo, armas no letales de control de las masas, y consideran que de surgir la violencia en Cisjordania no sería necesario enviar tanques puesto que ya no existen las redes terroristas y armas que había en la zona durante la Segunda Intifada.

También consideran que podrían darse confrontaciones violentas en las fronteras con el Líbano y la Franja de Gaza.

De acuerdo a lo consignado por el diario Haaretz, hasta ahora, la evaluación del Ejército indicaba que el presidente sirio estaba interesado en mantener tranquila la situación a lo largo de la frontera.

Sin embargo, los problemas internos de Assad, junto con pruebas de que había en mayo y en junio animó a cientos de palestinos para asaltar la frontera, obligó a los jefes militares a modificar esa evaluación.

Para prepararse para lo que pueda ocurrir en septiembre, el ejército también agregó al campo de sus oficiales en la Base de Entrenamiento 1 un módulo sobre el tratamiento de las manifestaciones ante posibles disturbios. Un total de tres días del curso intensivo de seis meses de duración, está dedicado al tema.

Un comandante de alto rango en la Base de Entrenamiento 1 destacó la preparación mental que se necesitaba, “porque los cadetes aprenden principalmente a cómo luchar contra un enemigo armado, y el tratamiento de los civiles exige medidas diferentes”.

Durante septiembre, el ejército israelí tiene previsto informar a los oficiales superiores y comandantes de batallón y brigada en las zonas de posible confrontación en Cisjordania, y a lo largo de la frontera con Gaza, Siria y Líbano.
Anuncios