Israelíes y palestinos buscan una coexistencia pacífica, pero el presidente de la Autoridad Palestina, Majmud Abbas, mantiene un plan unilateral para solicitar que las Naciones Unidas reconozcan al Estado Palestino basados en las líneas de armisticio de 1949, lo que mina esperanzas de paz y establece peligrosos antecedentes internacionales.

Una paz duradera puede surgir únicamente a través de negociaciones directas y no declaraciones unilaterales.

Desde el otoño del 2010, el Presidente Abbas se ha negado a reanudar las negociaciones directas con Israel y ha abandonado completamente las negociaciones. En su lugar, ha pedido a otras naciones el reconocimiento de un Estado palestino independiente con fronteras en las líneas de armisticio de 1949. En septiembre del 2011, planea llevar la demanda de una Declaración Unilateral de la Independencia ante la ONU.

La aprobación por parte de la ONU de la demanda unilateral palestina de reconomiento de su condición de Estado podría:

1_ Establecer peligrosos precedentes para la diplomacia internacional.

Los procesos diplomáticos pierden su valor cuando una parte puede simplemente salirse de ellos y lograr sus propios fines, sin considerar las necesidades básicas de la otra parte.

2_ Violar los estándares legales vigentes de condición de Estado.

Desde 1933, en la Convención de Derechos y Obligaciones de los Estados, se definieron las siguientes condiciones:
• una población permanente.
• un territorio definido.
• sistema de gobierno.
• la capacidad para entablar relaciones con otros Estados.
Fatah gobierna Cirjordania y Hamas controla la entidad palestina en Gaza. Ninguno de ellos cumple con las condiciones antedichas. Son dos poderes rivales y no poseen una legislatura funcional.

La Asamblea de la ONU no otorga a las Naciones Unidas la autoridad para establecer un Estado. La ONU sólo tiene el poder de admitir a los Estados establecidos como miembros.
Los palestinos están eludiendo las normas y las responsabilidades de Estado e intentando utilizar la autoridad de la ONU para elevar simbólicamente su posición internacional, evitando los pasos para el establecimiento de un Estado legítimo.

3. Violar directamente los últimos acuerdos entre la OLP e Israel.

Luego de complicadas gestiones diplomáticas, Israel y la OLP firmaron los Acuerdos de Oslo en 1933 y en 1995, ambos bajo la supervisión de Estados Unidos.
Los Acuerdos de Oslo específicamente llamar a una resolución negociada para el estatus permanente de Cisjordania, incluyendo temas como sus fronteras, Jerusalem, y la declaración de un Estado palestino. Se le prohibe a ambas partes la adopción de medidas unilaterales que puedan perjudicar el estatus final de los territorios en disputa.
Majmud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), ahora está tratando de tomar medidas unilaterales.
Ninguna de las partes, ni Israel ni la OLP, ha renunciado al cumplimiento de los acuerdos firmados. Si la OLP ahora los viola, la paz se verá minada, incluyendo la legitimidad de la Autoridad Palestina que fue establecida a través de los Acuerdos de Oslo.

4. Violar directamente las Resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Ambas resoluciones llaman a acuerdos negociados de tierra por paz, que conduzcan a “fronteras seguras y reconocidas”. Las fronteras anteriores a 1967 que separaban a Israel de Cisjordania fue una línea de armisticio trazada fue la conclusión de la guerra de los Estados Árabes para destruir a Israel en 1948.
Nunca fue reconocida como una frontera internacional, y las resoluciones de la ONU no consideraron que fueran fronteras seguras para Israel.

La Autoridad Palestina y las naciones que apoyen la declaración unilateral de independencia de la Autoridad Palestina basada en las fronteras anteriores a 1967 están desafiando las resoluciones de las Naciones Unidas.

5. No atenderá el principal obstáculo para la paz: el terrorismo.

Hamas, que permanece en un estado activo de guerra contra Israel y está dedicado a la “destrucción” de Israel, tomó el control de Gaza tras la retirada israelí en 2005. Tiene miles de cohetes, que continúa lanzando contra las ciudades y granjas israelíes; mantiene el contrabando de armas a través de Egipto, y está predicando la destrucción de Israel en sus mezquitas y los medios de comunicación.

Una declaración unilateral ignora la grave amenaza que Hamas y otros grupos terroristas palestinos plantean a los israelíes desde Cisjordania, que está a sólo unos kilómetros de distancia de los principales centros urbanos de Israel.

6. Dar reconocimiento oficial internacional al grupo terrorista Hamas.

La Autoridad Palestina firmó un pacto de unidad con Hamas, que gobierna Gaza.
Este pacto puede colapsar, pero la ONU todavía estaría sancionando a un gobierno palestino que podría incluir a Hamas, que ha sido designado como organización terrorista por los EE.UU., la Unión Europea, Canadá, Gran Bretaña, Japón y Jordania. La Autoridad Palestina no exigió que Hamas cambie su plataforma política, que llama al la “destrucción” de Israel, el asesinato de los judíos y a la violencia.

7. Apoyar a la táctica palestina para evadir negociaciones y evitar las concesiones que son requisitos previos para la paz.

Los palestinos deben renunciar al terrorismo, aceptar el derecho a la existencia del Estado Judío dentro de fronteras seguras, cumplir los últimos acuerdos de la OLP e Israel, negociar de mutuo acuerdo las soluciones de otras cuestiones pendientes, y acuerdar poner fin al conflicto.

8. Ser utilizado como paso inicial para la destrucción de Israel.

El presidente Abbas prometió que si la Declaración Unilateral de la Independencia es aprobada en la ONU, la Autoridad Palestina no reconocerá a Israel como un Estado Judío y no renunciará a sus reclamos hacia Israel.
La Autoridad Palestina continuará luchando por el “derecho de retorno” para millones de palestinos, lo que destruiría Israel demográficamente.
La Autoridad Palestina continúa publicando mapas que representa todo el territorio de Israel como “Palestina”.
El presidente iraní, Majmud Ajmadinyad apoya la estrategia palestina. Según él, “reconocer el Estado Palestino no es la meta última. Es sólo un paso hacia la liberación de toda Palestina “

9. Aumentar una escalada de violencia y una potencial guerra.

Ninguna de las cuestiones pendientes, como los refugiados y Jerusalén, se resolvería.
En cambio, los palestinos se sienten capaces de seguir haciendo las máximas exigencias, incluso por la fuerza de armas y el terrorismo, Hamas sigue haciéndolo.
Esto no va a conducir a la coexistencia pacífica buscada por Israel y los moderados en la región.

10. Acabar con las esperanzas de paz, que sólo pueden surgir de negociaciones directas.

Israel ha demostrado repetidamente su disposición a hacer concesiones a los palestinos, pero Israel también posee derechos que los palestinos deben reconocer y respetar a través de acuerdos negociados.
Una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que declare un Estado palestino, debe ser vetada, y cualquier intento de reconocer un Estado palestino que realice la Asamble General de la ONU, debe ser rechazado.

Todos los esfuerzos deben dirigirse hacia colocar a los palestinos de vuelta en la mesa de negociaciones, no apoyar su campaña para evitar el proceso de paz.

Actúe para asegurar que el público comprenda la complejidad del voto y se forme una opinión informada y responsable.
Reenvíe este material.
Difunda el mensaje correcto.

Israel desea un Estado Palestino, pero que garantice la paz y seguridad de sus habitantes.
Cree Ud. que la Asamblea de la ONU pueda garantizarlo?

Anuncios