Los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas comenzaron a discutir la solicitud de la Autoridad Palestina, para que sea admitida en la ONU como Estado miembro de pleno derecho.
Según las reglas de la ONU, un Estado puede ser admitido como miembro por el organismo solamente si el Consejo de Seguridad lo aprueba. Si el Consejo recomienda su aceptación, la Asamblea General deberá votar para ratificar la decisión.

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia) están en desacuerdo con respecto al pedido palestino; por lo tanto, se estima que las consultas no conducirán a una votación formal en un futuro cercano.

Una fuente de la ONU estimó que las consultas podrían continuar durante semanas, debido a la controversia entre las dos principales potencias, EEUU y Rusia. Por lo tanto, no se espera que se produzca un debate oficial ni una votación,
en un futuro próximo; aunque las reglas del organismo permiten que una discusión informal se convierta en un debate oficial sin previo aviso, algo que raramente ocurre.

El ritmo de las consultas informales lo imponen los miembros con derecho a veto; porque el Consejo de Seguridad prefiere alcanzar una fórmula de consenso antes que proceder inmediatamente a una votación en la que es seguro que una de las cinco potencias vetará la moción.

El proceso de consultas puede ser sustancialmente demorado. Por ejemplo, el proyecto de sanciones a Siria propuesto por Francia hace seis semanas que ha sido presentado, y debido a la oposición de Rusia aún no ha sido discutido oficialmente, algo que el ministro de Exteriores de Francia, Alan Juppé, recientemente describió como escandaloso.

Los debates informales se llevan a cabo a puertas cerradas y sólo pueden participar los miembros de ese organismo. Además, todo lo que se diga durante el proceso de consultas carece consecuencias formales o legales.

Anuncios