Integrantes de la colectividad judía denunciaron ayer que fueron agredidos física y verbalmente por un hombre en la puerta de un templo en el barrio porteño de Flores. El hecho ocurrió el sábado a la tarde en las cercanías del templo de la Comunidad Israelita Ortodoxa. Allí, luego de hostigar e insultar a una familia de judíos ortodoxos que iba a rezar a la sinagoga, el hombre golpeó con un palo a otro miembro de la comunidad, al que tuvieron que darle cinco puntos en su oreja. El ataque se produjo a días de la celebración de Rosh Hashaná (el Año Nuevo Judío).

Según el relato que le contaron a Clarín los agredidos, un joven de unos 20 años se acercó el sábado cerca de las siete de la tarde a un padre y sus dos hijos, judíos ortodoxos, que iban caminando al templo, ubicado en Argerich al 300. El hombre los persiguió y los insultó a lo largo de varias cuadras.

“Los persiguió, los corrió y los insultó pero pudieron entrar a la sinagoga. Tenía ganas de pelear y desde adentro del templo se escuchaban los gritos de este señor”, entiende ahora Daniel, de 45 años, el hombre que luego sería agredido y que prefirió no difundir su apellido ni mostrar su rostro.

Según cuenta Daniel, cuando esta familia logró zafar del agresor, todavía quedaban otras personas afuera de la sinagoga. El mismo salió a intentar calmar al joven. “Yo soy un poco especialista en mediación, salí para intentar persuadirlo. Pero él insistía en que quería pelear con un judío. Pareciera que tenía ese objetivo. ‘Con uno de ustedes me basta’ gritaba y también decía que iba a matar a todos los judíos, que iba a quemar todas las sinagogas”, cuenta con tranquilidad Daniel. Cuando le preguntó por qué quería pelear, el joven sacó una kipá de su mochila. “Se la metió en sus partes íntimas y dijo ‘a todos los judíos me los paso por acá’”, detalla.

Entonces, según su relato, Daniel se acercó al muchacho y éste empezó a caminar hacia atrás, de espaldas. “Pero se tropezó con un palo y lo agarró. Y ahí me agredió, me pegó en el costado de la cara y me dejó la oreja colgando”, cuenta, con un parche de gasa pegado en el costado izquierdo de su cabeza. Luego de la agresión, el joven salió corriendo. Y Daniel fue atendido en el Hospital Alvarez, donde recibió cinco puntos de sutura. A pesar de la “labor excepcional” que dice Daniel que cumplió la Policía Federal, el agresor no fue aprehendido.

La víctima descarta “que haya sido por una connotación política interna o externa”, aunque podría tratarse de algo “ideológico” o “religioso”. “No cualquiera lleva esa kipá, es una especial, no se consigue en cualquier lado. A mi criterio puede ser un idiota, al que tampoco se lo puede dejar suelto, pero si tiene más gente atrás es para preocuparse”, dice Daniel. Y aclara: “No le tengo rencor, pero si es ideológico no lo perdono”. El presidente de la DAIA, Aldo Donzis, expresó a la Agencia Judía de Noticias su “repudio a este tipo de actos antisemitas”, particularmente en un época sensible como la víspera de Rosh Hashaná.

Las cámaras de seguridad lograron captar el sábado pasado el momento en el que un joven, de unos 25 años, atacaba a un grupo de personas que se dirigían a un templo judío en el barrio porteño de Flores.

El agresor, luego de insultar y hacer gestos antisemitas, atacó al grupo, provocándole severas heridas a Daniel, uno de los que se dirigía al templo de la Comunidad Israelita Ortodoxa.

Daniel recordó que el agresor, de alrededor de 25 años, “tenía una kipa dentro de una mochila y lo sacó para seguir haciendo gestos obscenos, alegando que la única solución es quemar a todos los judíos”.

Según informaron desde la comunidad judía en la Argentina, el hecho se produjo al término del shabat (jornada de descanso), en las inmediaciones de la calle Argerich al 300, del mencionado barrio porteño.

Anuncios