El 30 por ciento de la población argentina no viviría en un barrio con alta presencia de judíos, mientras que el 45 por ciento no se casaría con una persona que tenga orígenes en esta colectividad, según una encuesta.

El estudio realizado por la Universidad de Buenos Aires por encargo de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y la Anti Defamation League de Estados Unidos señala además que el 54 por ciento de los argentinos cree que los judíos “son los primeros en dar la espalda a las personas necesitadas”.

El 39 por ciento considera negativo que los integrantes de esta colectividad tengan cargos de decisión política, a pesar de que el 84 por ciento cree que son personas trabajadoras.

Un muy alto porcentaje de la población de Argentina (82 %), donde reside la mayor colectividad judía de Latinoamérica, cree que lo que más le interesa a la comunidad judía es hacer negocios y ganar dinero, mientras que el 65 por ciento estima que tiene demasiado poder en los mercados financieros internacionales.

La mitad de la población (49 %) cree que
los judíos residentes en Argentina son más leales a Israel que al país suramericano, y el mismo porcentaje de argentinos considera que hablan demasiado de lo que les ocurrió en el Holocausto.

“Su pertenencia a una cultura y tradición propia los coloca, en la representación de los encuestados, bajo la figura de un grupo que se autoaísla”, apunta el informe realizado a partir de 1.500 encuestas a hombres y mujeres de 18 a 65 años residentes en Buenos Aires y otras siete ciudades del país.

El 51 por ciento de los argentinos considera además que los judíos son discriminados en el país.

“Algunos resultados son realmente alarmantes”, aseguró el titular de la DAIA, Aldo Donzis, quien no obstante admitió que no les ha sorprendido esta “judeofobia” que revela el informe.

“La percepción del antisemitismo la venimos viviendo y denunciando desde hace mucho tiempo”, afirmó Donzis.

El vicepresidente de la entidad, Angel Schindel, señaló recientemente que Argentina es “probablemente el país donde el antisemitismo es el más virulento de los países de América Latina”.

Argentina es, con alrededor de 300.000 personas, el país que alberga la mayor colectividad judía de la región. EFE

Anuncios