El director de las Obras Misioneras Pontificias en Egipto, Nabil Faayez Antoun, ha asegurado que la manifestación de cristianos coptos en El Cairo era pacífica y que fue reprimida violentamente por los militares y que esa violencia “recuerda la represión inicial de la revolución de enero”.

“Una protesta pacífica ha sido reprimida violentamente por los militares. Se han vivido escenas que recuerdan la represión inicial de la revolución egipcia del pasado mes de enero”, afirmó el sacerdote católico Nabil Faayez Antoun a la agencia misionera vaticana “Fides”.

Fides agregó que en la tarde del domingo 9 de octubre por lo menos 24 personas murieron y otras 200 resultaron heridas en los enfrentamientos desatados cuando un grupo de cristianos coptos se dirigía a la sede de la televisión para protestar contra la demolición a finales de septiembre
de una iglesia en la provincia de Asuán, en el sur de Egipto.

“Los medios de comunicación difundieron noticias que describían a los cristianos como los que agredieron a los militares. Por ese motivo grupos de musulmanes salieron a la calles y atacaron a los cristianos, que se habían concentrado frente al hospital donde estaban ingresados los heridos y donde yacían los cuerpos de los muertos durante los enfrentamientos”, afirmó el director de las OMP (según las siglas en español) en Egipto.

Nabil Faayez Antoun añadió que la tensión se debe “a la lentitud para afrontar los problemas del país y comenzar los juicios contra los crímenes cometidos por el anterior régimen” y que la cercanía de las elecciones del 28 de noviembre contribuye a “excitar los ánimos”.

El sacerdote católico expresó su confianza en que a pesar de los enfrentamiento continúe el diálogo interreligioso. EFE

Anuncios