La líder de la oposición, Tzipi Livni, expresó que Hamás se ha fortalecido a raíz del intercambio de prisioneros llevado a cabo la semana pasada para liberar al soldado Gilad Shalit.

Livni precisó que el canje robustece al movimiento fundamentalista islámico Hamás y le confiere legitimidad; al mismo tiempo que socava la capacidad de disuasión de Israel.
“Es importante que Israel mejore su capacidad disuasiva”, señaló la presidenta del partido Kadima, “de manera tal que aquellas entidades como Hamás comprendan que no pueden atacar a Israel, lanzando cohetes o secuestrando a sus ciudadanos, sin sufrir graves consecuencias”.
La líder de Kadima considera que el Estado judío debería coordinar la segunda etapa del canje -en la cual
550 presos palestinos serán liberados- con la el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, y no con Hamás o los Hermanos Musulmanes.
“Tal medida debilitaría a Hamás y fortalecería a la AP, confiriendo legitimidad a su estrategia diplomática y no violenta dirigida hacia el proceso de paz”, manifestó.
Livni insistió también que el gobierno tiene una única oportunidad única, producida por el canje de prisioneros, para reanudar negociaciones de paz significativas con los palestinos.
En respuesta, el ministro de Transporte, Israel Katz (Likud) manifestó que la líder de la oposición no tiene derecho a criticar el canje de Shalit porque el mismo se basó en los parámetros establecidos durante años de negociaciones del gobierno de Kadima dirigido por el primer ministro Ehud Olmert.

Hamás promete secuestrar más soldados

El cabecilla del ala militar de Hamás, Ahmed Jabari (foto: der.), aseguró que su organización continuará secuestrando más soldados israelíes. En foto: Mahmud a Zahar (centro).
“Continuaremos secuestrando oficiales y soldados israelíes mientras sigan existiendo prisioneros palestinos en cárceles israelíes”, afirmó Jabari.
Jabari, quien jugó un papel clave en el canje por Shalit expresó que “las Brigadas Ezzedine al Qassam se ha comprometido con vaciar las cárceles de Israel de todos los prisioneros, más allá de sus posiciones políticas”.
El alto jefe del grupo de Hamás describió la liberación de 477 terroristas palestinos, alcanzada durante el
canje por Shalit, como el día más feliz de su vida. “En este día nosotros traemos la alegría a todas las madres, padres e hijos de muchos prisioneros palestinos”.
Mientras tanto, Zuhar al Qaisi de los Comités de Resistencia Popular declaró que Gilad Shalit recibió suficiente comida y que se le permitió mirar la televisión en hebreo.
Noam Shalit había dicho previamente que hijo estaba desnutrido y que las heridas producidas durante su captura no fueron tratadas apropiadamente.
Al Qaisi desmitió las acusaciones, indicando que le habían suministrado a Shalit comida “adecuada a él como judío”, aparentemente refiriéndose a alimento kosher.
Anuncios