El próximo viernes 4 de noviembre se cumplirán 16 años del asesinato del primer ministro de Israel y Premio Nobel de la Paz Yitzjak Rabin Z´L, considerada una de las principales figuras políticas del Estado hebreo.
En la memoria del mundo quedaron grabadas las imágenes de aquella jornada que había sido convocada por la paz y que terminó con el anuncio sobre la muerte del primer premier israelí nacido en esas tierras.
Fue el sábado 4 de noviembre de 1995, cuando el líder israelí decidió convocar a una manifestación en la Plaza de los Reyes de Israel (hoy plaza Yitzjak Rabin), de Tel Aviv, con el eslogan “Si a la Paz, no a la violencia”.
Artistas y políticos de centroizquierda e izquierda, encabezados por el propio Primer Ministro se movilizaron para participar en el acto.
Al culminar la asamblea, y después de cantar “La canción de la paz”, a las 21:40, Rabin se retiraba del lugar cuando al bajar del estrado por unas escaleras laterales fue atacado por Yigal Amir, quien le disparó por la espalda instantes antes de subir a su coche oficial.
Rabin Z´L, gravemente herido, fue llevado de urgencia al hospital Íjilov, donde fue declarado muerto unos 40 minutos después de haber ingresado.
Amir, un estudiante judío de la Universidad de Bar Ilan, pertenecía al movimiento juvenil sionista religioso Bnei Akiva, de la derecha radical israelí, y opuesto a las ideas de paz del gobierno.
La historia indica que Rabín fue jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), diplomático y quinto Primer Ministro del Estado de Israel.
Nacido en Jerusalem en 1922 e hijo de una familia de sionistas laboristas, Rabin curso sus estudios en la Escuela Agrícola Kaduri y luego se unió al Palmaj – la fuerza de choque de elite de la organización de defensa clandestina Haganá.
Se distinguió como líder militar desde temprano, durante sus siete años de servicio en el Palmaj. Después del desmantelamiento de esta fuerza con el establecimiento del Estado de Israel, Rabin inició su carrera militar en el Ejército, la que se prolongó por dos décadas.
A los 32 años ya tenía el rango de general de división e instituyó la doctrina de entrenamiento de las IDF.
En 1962, Rabin Z´L fue designado jefe del Estado Mayor y promovido al rango de teniente general. Desarrolló la doctrina de combate de las FDI – basada en el movimiento y la sorpresa – que se empleó durante la Guerra de los Seis Días en 1967, cuando la consecución de la supremacía en el aire y el despliegue masivo de las fuerzas blindadas condujeron a la famosa victoria militar.
En enero de 1968, después de 26 años en uniforme, Rabín Z´L se retiró del Ejército.
Ese mismo año fue nombrado embajador en Estados Unidos y durante cinco años en Washington luchó por consolidar las relaciones bilaterales y jugó un importante papel en la promoción de la “cooperación estratégica” con Estados Unidos, que llevó a la masiva ayuda militar estadounidense a Israel.
Rabin regresó a Israel en 1973, antes de la Guerra de Yom Kipur. Pasó a ser miembro activo del partido Laborista; fue elegido miembro de la Knesset (Parlamento israelí) en las elecciones generales de diciembre de 1973 y fue investido ministro del Trabajo en el gobierno formado por Golda Meir en marzo de 1974.
Este gobierno renunció poco después, y el 2 de junio de 1974, el Parlamento dio su voto de confianza a un nuevo gobierno formado por Rabin Z´L .
En 1975, Rabin concluyó el Acuerdo Interino con Egipto, que condujo a la retirada israelí del Canal de Suez a cambio del libre tránsito de la navegación israelí por el mismo. Como resultado de este acuerdo, se firmó el primer Memorándum de Entendimiento entre el gobierno de Israel y Estados Unidos, asegurando el apoyo estadounidense a los intereses israelíes en la escena internacional, y una renovada ayuda de ese país.
En julio de 1976, el gobierno encabezado por Rabin ordenó la “Operación Entebbe” para el rescate de los pasajeros de Air France secuestrados por terroristas y conducido a Uganda.
En esta osada operación, a miles de kilómetros de distancia de casa, los rehenes fueron liberados y transportados ilesos a Israel. El comandante de la operación, teniente coronel Yonatán Netaniahu, resultó muerto en el combate en el aeropuerto de Entebbe.
Un voto de desconfianza derrocó al gobierno de Rabin, adelantando las elecciones. Fue nombrado para encabezar al Laborismo en las elecciones, mas al conocerse la existencia de una cuenta bancaria de su esposa en Estados Unidos – una violación de las regulaciones de moneda extranjera – impulsó a Rabin a renunciar al liderazgo del partido antes de las elecciones de 1977, que trajeron al líder de la oposición, Menajem Beguin, a ocupar el cargo.
Durante las siguientes dos décadas, Rabin fue miembro de la Knéset. Durante seis años (1984-1990), fue ministro de Defensa en dos gobiernos de unidad nacional, elaborando las disposiciones de seguridad en la frontera con Líbano que permitieron a las tropas israelíes retirarse a una estrecha zona de seguridad.
Rabin guió también la respuesta inicial de Israel a la intifada. Desde marzo de 1990 a junio de 1992, se desempeñó nuevamente como parlamentario de la oposición.
En febrero de 1992 el partido Laborista llevó a cabo sus primeras elecciones primarias: Rabin fue electo presidente del partido y, después de la victoria electoral de 1992, comenzó su segundo período como Primer Ministro y ministro de Defensa.
Este mandato de Rabin como Primer Ministro estuvo marcado por dos acontecimientos históricos – los Acuerdos de Oslo con los palestinos y el Tratado de Paz con Jordania. Trabajando estrechamente con Shimon Peres, el ministro de Relaciones Exteriores y quien fuera durante mucho tiempo su rival, planificó y guió las negociaciones sobre la Declaración de Principios firmada con la OLP en la Casa Blanca en septiembre de 1993.
Esto adjudicó a Rabín, Peres y Arafat el Premio Nobel de la Paz 1994 e inició las negociaciones con los palestinos sobre la autonomía en Gaza y algunas áreas de Judea y Samaria, y sobre el establecimiento de una Autoridad Palestina.
Luego, en octubre de 1994, se firmó un Tratado de Paz con el Reino de Jordania. Esto estimuló el desarrollo de relaciones con otros países árabes en Noráfrica y el Golfo Pérsico.
Al mes siguiente, Rabin fue asesinado. Tenía 73 años y fue sepultado ante una conmoción mundial, en un funeral oficial en el Monte Herzl de Jerusalem, al que asistieron líderes de todo el mundo.
Anuncios