Israel lanza maniobras de retaguardia en medio del debate sobre ataque a Irán
La Comandancia de Defensa Civil del Ejército de Defensa de Israel realiza hoy maniobras en varias ciudades que simulan un ataque con cohetes en centros urbanos y que coincide con el debate sobre la conveniencia de atacar Irán.
Esta mañana las sirenas antiaéreas sonaron en varias ciudades de la zona metropolitana de Tel Aviv en el marco de un simulacro que estaba previsto desde hace meses, pero que adquiere una relevancia especial en el nuevo contexto, con informaciones diarias sobre un posible bombardeo a Irán por parte de Israel o Estados Unidos.
En las maniobras fueron abiertos centros de evacuación en la ciudad de Holon, junto a Tel Aviv, y otro en la vecina Bat Yam, donde fueron distribuidas máscaras de gas.
El simulacro tiene lugar poco después de que Israel probase con éxito el lanzamiento de un misil balístico de 6.000 kilómetros de alcance y posibilidad de albergar una cabeza nuclear.
El Ejército de Defensa de Israel también ha efectuado recientemente en Italia otro simulacro, en el que probó todos los elementos necesarios para un bombardeo aéreo de largo alcance: escuadrones de combate, recarga de combustible en el aire y estaciones de control aéreo.
En este contexto, el diario “Haaretz” publica hoy un sondeo que revela una notable división en la opinión pública sobre la conveniencia de que el país lance un ataque que podría encender todo Oriente Medio.
Un 41 por ciento apoya la idea, mientras que un 39 por ciento se opone y un 20 por ciento está indeciso, según la encuesta.
El sondeo muestra asimismo una notable confianza (52%) en la capacidad del primer ministro, Biniamín Netanyahu, y su titular de Defensa, Ehud Barak, de lidiar con el “tema iraní”.
Por el contrario, un 37% desconfía y un 11% carece de opinión sobre la habilidad de ambos (partidarios de la operación, según los reportes) para gestionar la situación.
Netanyahu y Barak tratan de forjar una mayoría a favor de un bombardeo relámpago en el seno del consejo de ministros, donde los oponentes tienen “ligera mayoría”, según “Haaretz”.
Recientemente se ha sumado al grupo que apoya una acción militar el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, que hasta ahora se oponía por las repercusiones.
El asunto iraní ha saltado a los titulares desde que el viernes pasado un destacado columnista del diario Yediot Aharonot, Nahum Barnea, alertó de la presión en el seno del Gobierno para lanzar un ataque.
El lunes, la sesión inaugural de invierno del Parlamento estuvo dominada por esta cuestión, que Netanyahu ve como una amenaza existencial para Israel por las amenazas que ha vertido el presidente iraní, Mahmud Ahmadeniyad.
Ministros y diplomáticos dijeron a “Haaretz” que el próximo informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés), que será publicado el 8 de noviembre, tendrá un efecto decisivo en las decisiones de Israel. EFE

“Netanyahu ordenó investigar filtración sobre el ataque a Irán”
El primer ministro, Binaimín Netanyahu, ordenó al jefe del Servicio de Seguridad General (Shabak), Yoram Cohen, que investigue la reciente filtración a la prensa sobre las preparaciones de Israel para una ofensiva militar contra las instalaciones nucleares de Irán, según un informe del periódico kuwaití al Jarida.
Según este reporte, el ex director del Mosad (el servicio secreto en el extranjero) y el ex jefe del Shabak, Yuval Diskin, serían los responsables de la filtración.
“Ambos reclutaron a periodistas prominentes en Israel y revelaron información falsa para dañar políticamente a Netanyahu y a su ministro de Defensa, Ehud Barak”, precisa el rotativo citando una fuente israelí. Según la fuente, Diskin quería vengarse porque no fue designado al frente del Mosad y Dagan está disconforme
porque no extendieron su mandato como jefe del servicio de espionaje.
Al Jarida, citando a una fuente de la Oficina del Primer Ministro, sostiene que la jefa de la oposición, Tzipi Livni, también fue enganchada en la campaña mediática para acusar a Netanyahu y Barak de dañar el interés nacional. Según esa fuente, el objetivo de la campaña mediática es impedir un ataque a Irán y remover a Netanyahu del puesto de primer ministro.
Citando también fuentes israelíes, el informe de Al Jarida señala que el plan de Israel para una ofensiva militar contra las instalaciones nucleares de Irán pasó de la etapa de discusión a la de preparación, lo que “empujó a quienes se oponen a esa acción a filtrar los detalles a la prensa, haciendo fracasar, de hecho, la operación”.

Gran Bretaña se prepara para un ataque a Irán
Gran Bretaña está incrementando sus preparativos para un potencial ataque contra Irán, según el periódico británico The Guardian. El informe señala que Londres está preparando el despliegue de buques de la Marina Real, en los próximos meses, para asistir a un posible ataque liderado por Estados Unidos contra las instalaciones claves de Irán.
El rotativo indica que Reino Unido está crecientemente preocupado por el programa nuclear iraní y cita a altos oficiales británicos que creen que Irán recuperó sus capacidades tecnológicas que habrían sido dañadas el año pasado por un ataque cibernético. Irán sostuvo que el virus troyano Stuxnet infectó computadoras personales de sus técnicos en el reactor de Bushehr, pero no al sistema principal de la planta.
El diario New York Times informó en enero que el virus troyano fue el producto de un esfuerzo conjunto estadounidense israelí para socavar las ambiciones nucleares de Teherán.
El ministro de Defensa, Ehud Barak, está actualmente visitando Londres y se reunió con el asesor de Seguridad Nacional británico. Barak tiene programado encontrarse con otros altos oficiales del aparato de seguridad dentro del marco de su visita. Mientras tanto el jefe del Estado Mayor de Defensa de Reino Unidos, general David Richards visitó Israel esta semana como invitado del jefe del Estado Mayor del Ejército de Defensa de Israel, Benny Gantz.
Por su parte, el jefe del Estado Mayor del Ejército de Irán, Hassan Firouszabadi, advirtió que un ataque israelí contra el programa nuclear iraní desatará una grave represalia.

EEUU planea reforzar presencia militar en el Golfo tras marcha de Irak
El Gobierno de EE.UU. planea reforzar su presencia militar en el golfo Pérsico tras completar su retirada en Irak a finales de este año, afirma el diario The New York Times, que cita a diplomáticos y funcionarios.
El refuerzo, explica el periódico, podría incluir el despliegue de fuerzas de combate en Kuwait para responder a un enfrentamiento militar con Irán o al colapso de la seguridad en Irak.
Además, EE.UU. se plantea enviar buques de guerra adicionales a las aguas internacionales del Golfo y busca expandir sus lazos militares con los países del Consejo de Cooperación del Golfo: Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes, Bahrein y Omán.

Aunque el plan ya se sopesaba desde hace meses, ha cobrado nuevos bríos tras el anuncio hace diez días del mandatario de EE.UU., Barack Obama, de que la retirada estadounidense de Irak se completará para finales de diciembre, una medida que tanto diplomáticos y funcionarios estadounidenses como representantes de países de la zona temen que pueda crear inestabilidad en el área, según el diario.
Estados Unidos busca establecer, agrega, una nueva “estructura de seguridad” para la región que integre la defensa antimisiles con patrullas aéreas y navales.
Exactamente cuál sería el tamaño del contingente en Kuwait, precisa, es aún sujeto de unas negociaciones que se espera que se resuelvan en los próximos días.
El Gobierno de EE.UU. ha querido dejar claro en los últimos días que este país mantendrá sus compromisos de seguridad en el golfo Pérsico tras su retirada de Irak.
“Mantendremos una presencia sólida continua en la región, lo que es prueba de su compromiso continuo con Irak y el futuro de esa región, que promete tantas cosas y debería quedar libre de la injerencia extranjera para continuar en el camino a la democracia”, afirmó la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en Tayikistán tras el anuncio de Obama.
En la actualidad, EE.UU. cuenta con 40.000 soldados en la zona del golfo Pérsico, incluidos 23.000 en Kuwait, aunque la mayoría se encuentran allí para dar apoyo logístico a las fuerzas en Irak. EFE

Anuncios