El ultraderechista Partido Nacional Democrático Alemán (NPD), el principal aglutinante de neonazis de Alemania, eligió como nuevo presidente a Holger Apfel, representante de su ala más radical y reconocido antisemita.

El congreso del NPD, celebrado en Neuruppin (este de Alemania), eligió a Apfel como nuevo líder, tras una cerrada lucha por la jefatura contra quien desde 1996 dirigió esa formación, Udo Voigt.
Apfel se estrenó en la jefatura con un discurso en que anunció el paso al “radicalismo serio” y arremetió contra su antecesor, al que responsabilizó de la caída de militancia de los últimos años.
Voigt, por su parte, respondió criticando la formulación de “radicalismo serio”, que dijo era tan poco fiable como hablar de una “virgen medio embarazada”.
El congreso estuvo enmarcado en las protestas de centenares de ciudadanos contra la concentración ultraderechista en su ciudad.
Las propias autoridades locales habían presentado recurso ante tribunales para tratar de evitar la celebración del congreso, pero finalmente la justicia falló a favor de los intereses
del partido.
El congreso se realizó a puerta cerrada y sin presencia de medios en los debates, más allá de los afines a la propia formación.
El NPD, con unos 6.800 afiliados, es la mayor formación ultraderechista de Alemania, con escaños en dos cámaras regionales, Sajonia y Mecklenburgo-Antepomerania.
Apfel, de 40 años, lidera el grupo parlamentario sajón, donde ha protagonizado altercados por sus proclamas radicales y antisemitas, lo que en 2010 le costó la expulsión de la cámara por diez días.
Su propósito es dar nuevo impulso al NPD, que los últimos cinco años ha perdido un tercio de su militancia, lo que unido a varias sanciones parlamentarias por irregularidades contables le ha sumido en una grave crisis financiera.
Para tratar de paliar esa situación y cerrar filas se fusionó a principio de año con la Unión del Pueblo Alemán (DVU), partido algo más moderado dentro del ámbito de la ultraderecha.
Ninguna de estas formaciones obtuvo nunca escaños en el Parlamento federal (Bundestag), por no haber alcanzado el mínimo del 5 %.
El Gobierno y el Parlamento federal pidieron la prohibición del NPD al Tribunal Constitucional, en 2005, pero la solicitud fue denegada tras un largo proceso por razones formales. EFE
Anuncios