El primer ministro, Binimín Netanyahu, decidió adelantar las primarias de su partido, el Likud, al próximo 31 de enero, para fortalecer su liderazgo ante unas eventuales elecciones anticipadas.
De acuerdo a sus estatutos, el Likud debe celebrar primarias medio año antes de la fecha de las elecciones legislativas.
Las próximas elecciones generales están previstas para principios de 2013, pero lo más probable es que se adelanten al año que viene, a tenor de los cálculos de los analistas y de la historia política del país.
Netanyahu ha consultado en los últimos días a sus asesores e informado a los ministros de su decisión, que tiene por objetivo apuntalar su -ahora mismo potente- liderazgo en el seno del partido.
Lo más probable es que Netanyahu, que mantiene sin problemas las
riendas del Likud y encabeza una coalición de Gobierno mucho más estable de lo que se esperaba, gane las primarias sin problemas.
Llegaría así en una cómoda posición a unos comicios generales anticipados, a diferencia de su principal rival, el candidato del Kadima, que saldrá de unas primarias mucho más reñidas y más próximas temporalmente a la cita electoral.
La idea es también afrontar con solidez interna una eventual ruptura de la coalición gubernamental, algo que podría forzar en 2012 Israel Beitenu, el partido del titular de Exteriores, Avigdor Lieberman.
Silvan Shalom, peso pesado del Likud y viceprimer ministro que había anunciado su intención de optar a la presidencia de la formación, ha advertido de que llevará a cabo acciones legales contra el adelanto de las primarias. EFE
Anuncios