El Ejército libanes desmanteló cuatro cohetes que estaban preparados para ser disparados desde el sur del Líbano contra Israel, afirmó un oficial de Defensa del país del cedro.
Un portavoz del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) aseveró que la presencia de armas en el sur del Líbano es “una preocupación” y una clara violación a la Resolución 1701 de las Naciones Unidas, que se adoptó para que finalizara la guerra entre el Estado judío y el grupo terrorista chií libanés Hezbollah (Hizb Allah o Partido de Dios).
El vocero añadió que Tzáhal hace responsables al Gobierno libanés y al Ejército del Líbano de cumplir la resolución de la ONU, que llama a desarmar a todas las
milicias del Líbano, incluyendo al Hezbollah.
Los cohetes fueron encontrados en un olivar, en caños irrigación de plástico, y se informó que fueron hallados por un campesino en el valle al Khansa, cerca de la localidad de al Majidiya en Hasbaya, cerca de las disputadas Granjas Sheba.
La semana pasada, un cohete disparado desde el Líbano contra Israel explotó en el territorio libanés, hiriendo a una mujer. Además, una bomba colocada en la carretera hirió a cinco soldados franceses de la fuerza de paz de la ONU en el sur libanés.
Hace tres semanas, varios cohetes disparados desde el Líbano explotaron en Israel sin provocar daños ni heridos. Ese fue el primer ataque transfronterizo en dos años.
Anuncios