Una gran multitud se reunió con antorchas bajo la imponente puerta de Brandenburgo en Berlín el martes pasado para conmemorar y traer luz a una época oscura de Europa por medio de una ceremonia de Jánuca.
“Estamos de pie en el mismo lugar donde Adolf Hitler anunció su plan de aniquilar a los judíos de Europa”, dijo el rabino Yehuda Tiechtel, quien organizó el evento.
“En este mismo lugar, vamos a encender la menorá con funcionarios, dirigentes y embajadores alemanes”, agregó.
En efecto, alrededor de 1.000 personas, incluyendo al embajador de EE.UU. en Alemania, Phillip Murphy, y otros dignatarios asistieron al evento.
Durante el encuentro los estudiantes judíos encendieron simultáneamente velas y antorchas que simbolizaban el triunfo de la luz sobre las tinieblas.
La Puerta de Brandenburgo fue construida por el rey de Prusia Federico Guillermo II en 1788. Cuando los nazis llegaron al poder lo utilizaron para organizar marchas y manifestaciones, incluyendo la asunción de Hitler como canciller en enero de 1933.
Después de la guerra, la puerta estaba en la frontera entre Berlín Oriental y Occidental. También fue donde el entonces presidente de EE.UU. John F. Kennedy pronunció su discurso y donde Ronald Reagan llamó al líder soviético Mijail Gorbachov para que derribase el Muro de Berlín.
Después de la reunificación, la puerta volvió a representar el centro de una ciudad próspera, y a solo unos pasos del museo que recuerda a los judíos asesinados por los nazis en el Holocausto.
Tiechtel dijo que muchos no judíos transeúntes asistieron a la ceremonia por curiosidad.
“Si el propósito de la Menorá es dar la luz sobre las tinieblas, no hay lugar más fuerte para expresar eso que este sitio”, enfatizó.
Anuncios