Las autoridades de Tailandia revelaron que dos presuntos operativos del grupo terrorista chií Hezbollah viajaron a Bangkok con un pasaporte libanés y otro sueco. Uno de los sospechosos fue detenido y el otro logró darse a la fuga.

El ministro de Defensa, Yutthasak Sasiprapa, precisó al periódico Bangkok Post, que ambos podrían haber planeado “ataques con coche bomba contra lugares importantes tales como la Embajada de Israel, sinagogas, agencias de viaje israelíes y restaurantes frecuentados por israelíes”.

La primera ministra, Yingluck Shinawatra, confirmó que las autoridades tailandesas recibieron de Estados Unidos información sobre un probable atentado terrorista.

En tanto que el jefe de la policía de ese país precisó que la situación “ha sido puesta bajo control” y que
la división especial de seguridad halló que los dos individuos que viajaron desde el Líbano pararon cerca de la avenida Khao San, pero lograron escapar cuando la policía hizo un allanamiento su habitación. Uno de los sospechosos fue detenido en el Aeropuerto Suvarnabhumi.

El ministro de Defensa de Tailandia manifestó que la inteligencia israelí contactó a oficiales tailandeses el 22 de diciembre con información sobre dos o tres sospechosos que podrían estar planeando un ataque. Sin embargo, los individuos viajaron hacia el sur y abandonaron el país asiático.

Los servicios secretos israelíes volvieron a alertar a los funcionarios de Bangkok nuevamente el 8 de enero sobre el peligro de un atentado entre el 13 y 15 de enero, en zonas donde suelen haber grandes concentraciones de turistas occidentales, tales como la avenida Khao San, popular entre los mochileros.

Anuncios