La policía de Tailandia halló 400 cajas de nitrato de amonio y fertilizante de urea, destinados la fabricación de explosivos, durante un operativo en el que se desbarató un atentado terrorista planeado por el grupo chií libanés Hezbollah, contra objetivos israelíes y judíos en ese país asiático.

El frustrado atentado tenía como meta vengar la muerte del comandante de la organización pro-iraní, Imad Mughniyeh, el 12 de febrero de 2008.

El material estaba escondido en cajas de ventiladores eléctricos en un depósito situado a 35 kilómetros
al sureste de la capital, Bangkok. La policía llegó al lugar guiada por Atris Hussein, un libanés con ciudadanía sueca, miembro de la célula encargada de la ejecución del atentado. “El libanés dijo que el material no tenía como fin la realización de un atentado en el país; sino que debía ser llevado al exterior”, expresó un oficial de la policía local.

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad locales están tratando de detener a otro operativo de la célula. El Servicio de Seguridad de Israel (Shabak) estima que se trata de Naim Haris, jefe de reclutamiento de Hezbollah, por su parecido con el retrato robot difundido por la policía tailandesa.

Anuncios