Los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintisiete han confirmado este lunes el acuerdo para prohibir la firma de nuevos contratos de petróleo con Irán y poner fin a los contratos actualmente en vigor partir del 1 de julio tras superar las reticencias de Grecia contra el embargo al petróleo iraní, según han confirmado fuentes diplomáticas europeas.
Los Veintisiete han prohibido las importaciones de crudo y de productos petroleros iraníes “dadas las preocupaciones serias y profundas de la UE por el programa nuclear iraní” como forma de “atacar las fuentes de financiación” del mismo, según indicaron los ministros en un comunicado, en el que se confirman los acuerdos a que habían llegado este mismo lunes los embajadores permanentes de los Veintisiete.
Los países de la UE se comprometen además a no adquirir ni transportar ni crudo ni productos petroleros iraníes, ni podrán tampoco financiarles ni dar seguros al sector. “La prohibición afecta a la importación, la adquisición y transporte de tales productos, así como la financiación relacionadas y los seguros”, rezan las conclusiones de los Veintisiete.
Los Veintisiete han logrado pactar el embargo al crudo iraní tras acordar con Grecia “garantías políticas” para asegurar “la continuidad del suministro de petróleo” y han aceptado incorporar “una cláusula de revisión” para estudiar el impacto del embargo al crudo iraní “no más tarde del 1 de mayo”, aunque advirtiendo de que para revertir el embargo se necesita la decisión “unánime” de los Estados miembros, según han avanzado fuentes diplomáticas europeas. Los ministros de Exteriores analizarán el impacto del embargo en su reunión del próximo 23 de abril.
Asimismo, los Veintisiete han prohibido “las importaciones de productos petroquímicos” iraníes y “las exportaciones de equipos y tecnologías clave para este sector a Irán”. “Las nuevas inversiones en las compañías petroquímicas en Irán y las fusiones conjuntas con tales empresas ya no están permitidas tampoco”, confirman en el texto.

Sanciones, también contra el Banco Central Iraní
Además, los Veintisiete han acordado también congelar los activos financieros del Banco Central iraní “garantizando que el comercio legítimo puede continuar bajo condiciones estrictas”, de manera que las sanciones sólo afectarán a las transacciones relacionadas con el programa nuclear del régimen de los ayatolás, tal y como pedía países como España, Alemania y otros.
Los países de la UE han prohibido además el comercio en oro, metales preciosos y diamantes con los organismos públicos iraníes y el Banco Central del país y tampoco permitirán ya la entrega de billetes y monedas nacional iraníes al banco emisor del país. También han prohibido una serie de productos “de uso dual” de naturaleza “sensible”.
Además, los Veintisiete han acordado ampliar las sanciones -congelación de activos financieros y prohibición de entrada en la UE– a otros tres dirigentes próximos al programa nuclear y otras ocho empresas y entidades, incluido en el sector bancario.
Las sanciones contra el Banco Central iraní, las ocho entidades adicionales y los tres dirigentes vinculados al programa nuclear entrarán en vigor este martes una vez se publiquen en el Diario Oficial de la UE, según han avanzado fuentes diplomáticas.
En cambio, el embargo al crudo iraní entrará en vigor “lo antes posible” una vez que los Veintisiete adopten el texto legal pertinente, que no ha sido presentado por la Comisión Europea, según han explicado fuentes diplomáticas.

Cameron, Merkel y Sarkozy prometen “medidas fuertes”, si Irán no vuelve a las negociaciones
El primer ministro británico, David Cameron, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han dejado claro este lunes que no tolerarán que Irán se dote de “armamento nuclear” y han prometido imponer “medidas fuertes” si Teherán no vuelve a la mesa de negociaciones, al tiempo que han defendido las nuevas sanciones adoptadas por la UE contra Teherán.
En una declaración conjunta, los tres dirigentes europeos han definido como “sanciones sin precedentes” la decisión de los Veintisiete de prohibir la exportación de crudo iraní. “Nuestro mensaje es claro”, han afirmado antes de dejar claro que no tienen “nada contra el pueblo iraní”. Sin embargo, han subrayado, Teherán no ha restablecido “la confianza de la comunidad internacional en la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa nuclear”.
Así las cosas, han dejado claro que no aceptarán que “Irán se dote de armamento nuclear” y han denunciado que hasta ahora Teherán “no ha respetado sus obligaciones internacionales, ya exporta violencia y amenaza al conjunto de su región”. Por ello, han pedido al Gobierno de Mahmud Ahmadineyad que suspenda “inmediatamente sus actividades nucleares sensibles y acate totalmente sus obligaciones internacionales”.
“La puerta está abierta si Irán acepta comprometerse seriamente en las negociaciones” sobre su programa nuclear, pero mientras “no vuelva a la mesa de negociaciones”, Cameron, Merkel y Sarkozy han prometido seguir “unidos para aplicar medidas fuertes que comprometan la capacidad del régimen para financiar su programa nuclear y que demuestren lo que cuesta tomar un camino que amenaza nuestra paz y nuestra seguridad”.

Anuncios