Los inspectores no visitaron las instalaciones nucleares iranìes
La delegación de la Agencia Internacional de Energía Atómica, que terminó su visita a Irán, no recorrió ninguna de las instalaciones nucleares. Así lo informó la Agencia de Noticias iraní, IRNA. Una fuente oficial en Teherán, citada en el anuncio, destacó que, los seis representantes de la delegación, mantuvieron una negociación con los funcionarios iraníes; negociaciones que se llevaron a cabo en un clima positivo. El objetivo de la visita, tal como la describiera el Secretario General de la Agencia, Yokia Amano, era verificar las conclusiones del informe abarcativo, publicado, en octubre pasado, por la Agencia sobre el desarrollo de armas nucleares a manos del régimen de los ayatolas. Se trata de la primera vez, en tres años, que representantes de la Agencia Nuclear visitan ese país. Aún antes de la llegada, se determinó que los inspectores recorrerían los sitios del programa nuclear, sin definirlos por anticipado y podrían acceder a documentos que detallan la tecnología nuclear, a manos de Teherán.
En la agencia de la ONU estiman que, la visita de los inspectores, arrojará sus frutos y Amano considero que, la misión, otorgará todos los detalles que deben conocerse para resolver los problemas en ese tema. Por su parte, los diplomáticos dudaron del éxito de la inspección.
La aceptación de Irán llega en el marco del agravamiento de las sanciones en su contra, por parte de Occidente. Los iraníes intentan demostrar al mundo que su rostro mira hacia la paz. El representante de Irán, ante la Agencia Internacional, afirmo que “La visita da cuenta de la transparencia de Teherán con respecto al programa nuclear”. Según fuentes de la Agencia Internacional, los inspectores pedirían explicaciones a las noticias según las cuales, lrán trabaja por alcanzar armas nucleares. Irán anunció, en el pasado, que no cederá a los derechos nucleares de su país con motivo de la visita.
Fuente: Galei Tzahal

Activistas denuncian 7.100 muertos en Siria, entre ellos más de 460 niños

Al menos 7.100 personas han muerto en Siria desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Bashar al Assad a mediados de marzo del año pasado y a las que el Gobierno ha respondido con el uso de la fuerza, según han denunciado este jueves los Comités de Coordinación Local, una organización que promueve estas manifestaciones.
Según este grupo de activistas opositores, entre los 7.100 fallecidos a manos de las fuerzas de seguridad figuran 461 menores –88 niñas y 373 niños–, 185 mujeres y 73 estudiantes. La cifra también incluye, según precisan en un comunicado, a 336 personas que han muerto por torturas en las prisiones y los centros de detención de la Policía secreta siria.
Por provincias, la que más ‘mártires’ ha registrado ha sido Homs, en el centro del país, con 2.454 muertos, seguida por Hama, con 1.015 fallecidos, e Idlib (norte), con 883.
Así las cosas, los Comités subrayan que “las verdaderas cifras son mucho mayores” pero no han sido “capaces de dar números precisos debido a los obstáculos impuestos por el régimen como la dificultad de movimiento, las malas comunicaciones y la imposibilidad para los medios de conocer la situación sobre el terreno e informar de forma transparente y profesional”.
Este lunes, el Centro de Documentación de Violaciones de Derechos Humanos sirio (CDV), una organización que colabora con los Comités de Coordinación Local, ya había denunciado que más de 7.000 personas habían muerto desde que comenzaron las protestas en la ciudad de Deraa, en el sur del país, en marzo.
Según esta ONG, los fallecidos serían 7.042, de los que 5.571 serían civiles mientras que 1.470 serían militares y agentes de las fuerzas de seguridad. Asimismo, habría más de 400 niños muertos, en su mayoría varones (377 niños).
El Centro de Documentación de Violaciones de Derechos Humanos sirio sitúa en 17.985 las personas detenidas por el régimen desde el comienzo de las protestas. Damasco concentra la mayoría de arrestados, con más de 7.000 personas entre rejas, seguida por Idlib, Hama y Homs, con más de 1.000 arrestados en cada región, y Alepo, la segunda ciudad más grande del país, que suma 944.
Anuncios